El atacante del Turégano CF David Rubio, autor del primer gol del partido, protege un balón ante la presión de la Cebrereña. / A.M.
Publicidad

El Turégano CF creció ante un grande la categoría como es la Cebrereña, que viene de Tercera División. Ofreció una primera parte para marcar la línea a seguir en las próximas jornadas, en la que el equipo de Julio de Andrés fue capaz de hacer dos goles por mediación de David Rubio y Choflas y que pudieron ser más. La buena imagen proyectada en los primeros 45 minutos sufrió un giro al engrandecerse el rival y empatar la contienda en apenas cinco minutos a través de Perdi y Diego. El cuadro local exprimió sus opciones, pero la corta convocatoria con la que hizo frente este encuentro -12 componentes más Borja, que salió en el descuento pese a tener una rotura de fibras- y el justo físico de sus jugadores le dio para sostener un punto más que para reaccionar (2-2).

Aún sin terminar de hilvanar jugadas con claridad, el Turégano salió despejado de ideas y con confianza. Un punto por encima comenzó la Cebrereña, que construyó con más oficio partiendo de labor de Grillo. Pronto llegó a la meta de Ketty y Juanma dispuso de la oportunidad más evidente en los primeros minutos, al rematar un centro de cabeza. Aguantó con firmeza la zaga local gracias al buen trabajo de los centrales Luis y Marcos y del lateral Dani.

En ataque, de no ser por la imprecisiones en los pases en el centro del campo, hubiera causado mayor peligro. Dio la impresión de poder adelantarse en cualquier momento, aunque le faltó rotundidad. Kike y Carlos tomaron la iniciativa rojilla para verter balones con criterio a los movimientos que plantearon Cotrina y David Rubio entre la defensa visitante.

Conforme se diluyó el primer tramo del encuentro, el Turégano se mostró más activo y se liberó de cualquier presión. Puso dinamismo a sus acciones y Rubio, su jugador más eléctrico, se fabricó una jugada personal en banda, encarando a su par, que finalizó de un zarpazo en la frontal que supuso el primer gol del partido (1-0).

Se crecieron los hombres de De Andrés y y volvieron a añadir más mordiente. Como si de un berbiquí se tratara. En esta ocasión fue Choflas el que culminó una jugada colectiva para materializar el segundo (2-0). No paró ahí el ahínco local, pues Cotrinas y Rubio, de nuevo, pudieron aumentar la renta.

Ya en el segundo tiempo, los segovianos redujeron su intensidad y la Cebrereña hizo por creer en sus posibilidades. Apenas comenzaron los segundos 45 minutos y los visitantes evidenciaron su versión más efectiva a través de Perdi, que remachó un balón en el área pequeña para recortar distancias (1-2). No le dio tiempo a asimilar el primer gol del rival al Turégano y David, en dos intentos, colocó el empate (2-2). Todo el esfuerzo de la primera parte difuminado.

El físico comenzó a verse mermado por los locales y al enfrentamiento se trabó sin un claro dominador. Encontronazos en el centro del campo sin fluidez. Aún sin ser el del primer tiempo, mejoraron los de De Andrés, pero fueron los abulenses los que volvieron a contar con otra muy clara a cuenta de Rubén. Choflas se tuvo que retirar por molestias y los locales agotaron la sustitución de Willy. Sujetaron el marcador y llegaron al descuento donde el rival pudo llevarse la victoria con un disparo de Pablo, pero Ketty salvó el punto in extremis.

Un Unami sin pólvora cae en Villamuriel (2-0)

El Unami CP cayó en Villamuriel (2-0), en un trabado partido que saldó con más de una decena de cartulinas amarillas y la expulsión del visitante Koby. Más allá de la derrota de los segovianos, preocupa la falta de claridad de cara al gol pues ya suma dos jornadas sin ver puerta. La ausencia de pólvora en estos dos últimos partidos le ha llevado a sumar tan solo un punto.

Pese a salir con el planteamiento de realizar un juego vertical en aras de posibilitar un alto volumen de ocasiones a sus componentes más adelantados, no consiguió fluidez para trenzar jugadas con determinación. El rival se hizo fuerte en casa y, transcurrido el primer cuarto de hora de partido, Egoix logró estrenar el marcador (1-0). Con este resultado, los hombres de Jadraque siguieron sin las ideas claras y antes del descanso Koby fue expulsado.

Con un jugador menos, el Unami remó a la contra, pero recibió un penalti, que transformó César (2-0) y, a partir de ese momento, el encuentro tuvo numerosos parones y se cerró con un carrusel de tarjetas.