En deporte, como en la vida, a veces el trabajo duro no te lleva al éxito, pero jamás se llegarán a cumplir los objetivos si no hay un trabajo duro detrás. Y el trabajo que durante varios años lleva realizando con la cantera de baloncesto el CD Base va poco a poco dando sus frutos, consiguiendo objetivos importantes como el que en la tarde de ayer consiguió el conjunto junior masculino al superar al Caja Rural Reino de León en la final a doble partido por el ascenso de categoría que vivió su encuentro de vuelta en el pabellón Emperador Teodosio, con una excelente entrada en sus gradas.
El CD Base Gasóleos Martín disputó en la tarde del sábado un intenso partido en Villacelama, donde perdió por tan solo un punto de diferencia (46-45), lo que dejaba la vuelta más que abierta y mandaba al conjunto de Javi Matesanz el mensaje claro de que si quería lograr el ascenso debía ganar el partido y dejarse de otras cuentas más allá de la que intentar hacerlo por más de un punto de diferencia.

UNA DEFENSA QUE HACE DAÑO

Y a ello se pusieron los jóvenes jugadores segovianos, que templaron los nervios antes que sus oponentes para disputar un primer cuarto en el que llevaron la iniciativa en todo momento, con una defensa individual bien asentada que dejaba pocas opciones claras de lanzamiento a los jugadores visitantes, que tardaron en meterse en el encuentro hasta que se vieron once puntos por debajo (18-7) a dos minutos para el final del primer cuarto.
Pero el Caja Rural, que en la recta final del primer cuarto ya había dejado muestras de que con su defensa 1-3-1 muy abierta podía crear no pocos problemas al CD Base, mostró en los segundos diez minutos su capacidad de dañar al ataque segoviano. Contando con una cierta permisividad arbitral en acciones defensivas que parecían muy claras de falta personal, el conjunto leonés cerró su aro de tal manera que dejó al equipo local con tan solo diez puntos anotados antes de que Javi Barroso anotase un triple sobre la bocina que indicaba el descanso, remontando el partido hasta el 31-35 con el que concluyeron los primeros veinte minutos.

LA REACCIÓN

El CD Base Gasóleos Martín que salió a la pista del pabellón Emperador Teodosio tras el descanso fue, siendo el mismo, un equipo bien distinto al que se había mostrado falto de ideas en el segundo cuarto. Con las cosas mucho más claras, sobre todo en ataque, y con un criterio arbitral bastante más acorde a lo que era el partido, una final en la que los dos conjuntos se empleaban con intensidad, los de casa tardaron cinco minutos en devolver la igualdad en el electrónico, y poco más en darle la vuelta después de que Guille Caminero anotara un triple que colocaba el 46-43.
Y aunque devolvió el ‘gesto’ el Caja Rural, pronto se vio que el partido había cambiado de signo. Con Javi Barroso y César Cuesta tomando decisiones en los momentos importantes, con Guille Caminero elevando sus porcentajes de acierto, y con Darío Cuesta fajándose bajo los aros, el CD Base adquirió una renta de seis puntos (61-51) a seis minutos para el final que le abría las puertas de la victoria.
Pidió tiempo muerto el Caja Rural para intentar volver a darle la vuelta al partido, pero aunque sus jugadores elevaron el ritmo, de cara al aro contrario se mostraron muy desacertados. De esta manera el CD Base logró llegar a los últimos segundos con una renta más que suficiente como para poder celebrar el ascenso delante de una grada que celebró con los jugadores el éxito.