El CD Claret logró un histórico ascenso a la Liga EBA, tras imponerse con claridad al Reino de León en el encuentro correspondiente a la segunda jornada de la Final a Cuatro por el ascenso, y ocupar de manera matemática una de las dos posiciones que dan el derecho deportivo a jugar la próxima temporada en la categoría superior.

El equipo dirigido por Cristian Álvarez ha demostrado saber competir mejor que sus oponentes en una liguilla corta que exigía estar muy atento desde el primer momento. Y si en la primera jornada el equipo segoviano logró controlar a un rival con un buen caudal ofensivo como era el Venta de Baños, en la segunda jornada calcó el esfuerzo defensivo del primer día, machacando a su oponente en cuanto este dio un leve síntoma de debilidad al finalizar el tercer cuarto.

No cambiar lo que funciona

Como ya sucediera ante el Venta de Baños, el CD Claret salió a la cancha con las ideas muy claras sobre todo en el apartado defensivo, impidiendo que el Reino de León consiguiera meter balones dentro, y consiguiendo puntear los lanzamientos de los leoneses desde más allá de la línea de tres puntos.

Así que, tal y como pasó en el primer partido, los jugadores segovianos consiguieron liderar el marcador desde el primer minuto, con un Drame marcando las diferencias en las dos zonas, bien nutrido por sus compañeros, y provocando numerosas faltas personales. Tanto fue así que apenas superado el cuarto minuto de partito, el equipo de casa ya estaba en bonus, aunque el Claret no consiguiera rentabilizar de la mejor manera posible este hecho, con un cuatro de nueve en tiros libres en el primer cuarto que le impidió elevar su renta.

Pero sin duda, en el apartado en el que más destacó el equipo de Cristian Álvarez fue en defensa, con ayudas constantes que impedían que el Reino de León consiguiera anotar. Así los visitantes fueron liderando el marcador y minimizando sus problemas ofensivos porque el rival, aunque fuera a costa de cargarse de personales, también logró cerrar su aro y meter el partido en un continuo desacierto por parte de ambos conjuntos, que sumaron numerosas pérdidas de balón.

Los porcentajes se desplomaron en este segundo cuarto, de tal manera que el Claret no llegaba al cuarenta por ciento de acierto en los tiros libres, y el cero de diez en los intentos de tres puntos ponía en evidencia que no era el día ofensivo de los de Cristian Álvarez, que pese a ello continuaron sujetando la ventaja gracias al esfuerzo defensivo, y a unos buenos últimos minutos de Javi Lázaro, que con su decisión a la hora de entrar a canasta aprovechando la superioridad física sobre su rival mantuvo la diferencia favorable al equipo segoviano, y marcó el camino a seguir ante un Reino de León que centraba sus esfuerzos en frenar a Drame.

Aprovechar el momento

El CD Claret dio un paso adelante tras el descanso. Cristian aclaró un poco las ideas de sus jugadores, que tras el paso por los vestuarios salieron más decididos en ataque, estirando las diferencias, aunque el equipo leonés no le perdía la cara al partido, y con buenas acciones bajo canasta lograba engancharse de nuevo a la estela del conjunto segoviano, por más que el cambio en su defensa no produjera el efecto deseado.

Y no lo hizo en buena medida porque hubo varios jugadores segovianos que dieron un paso adelante con su acierto. Joel Yagüe desatascó el ataque en un momento en el que más apretaba el conjunto local, y posteriormente dos triples consecutivos de Drame y Monedero pusieron en órbita al Claret, que en un abrir y cerrar de ojos puso la diferencia en trece puntos (35-48) con la finalización del tercer cuarto.

El equipo dirigido por Cristian Álvarez demuestra su madurez competitiva ante un rival que se ve superado desde el primer minuto

El partido se había puesto muy de cara para los de Cristian, que elevaron su renta hasta los quince puntos, obligando a su rival a elevar la altura de su defensa, pasando a una individual en toda la pista, y a mejorar mucho sus porcentajes de tiro. El Reino de León consiguió lo primero, consiguiendo recuperar algunos balones e incluso llevando la diferencia hasta el umbral de los diez puntos (40-50) gracias a un parcial de 5-0, pero en el asunto del acierto de cara a la canasta segoviana, los locales se encontraron con una defensa del Claret absolutamente impecable, que cerraba buen su aro y que obligaba una y otra vez a lanzamientos forzados.

Un triple de Miguel Pérez devolvió los quince puntos de ventaja y llevó la alegría al equipo claretiano, porque el partido, y el ascenso, ya no se iba a escapar. El 50-64 final se celebró con la alegría propia de quien cumple con el objetivo, pero sabiendo que hoy hay que disputar otro partido. Que el título liguero también está en la mano.