dep2 1 fs femenino segosala
Las jugadoras del Segosala Merkamueble celebran el título de liga conseguido en Salamanca./ CD SEGOSALA

Ocho jornadas le han bastado al CD Segosala para alcanzar el título de campeón de liga en la Regional Femenina de fútbol sala que comenzó con muchas dudas y va a terminar (dentro de tres jornadas) con una certeza, la de que el conjunto segoviano que entrena Agustín Pérez es el mejor de la categoría, y de largo.

No fue un encuentro sencillo para el Segosala el que disputó en la cancha del San Roque. El hecho de poder alcanzar el título de liga y la fortaleza que muestra el equipo salmantino en su feudo pasó factura a las segovianas, que no hicieron una buena primera parte.

No obstante, esa falta de buen juego no se tradujo en falta de oportunidades, que parecían sucederse una detrás de otra sin que el balón acabase en las redes. Isa, Moni, Chivi, Tato y Lau tuvieron opciones claras de inaugurar el marcador antes de que las salmantinas aprovechasen un desajuste defensivo de las segovianas en la presión para hacer el 1-0.

La segunda, mucho mejor

Nada más regresar a la cancha tras el intermedio, Lau consiguió el 1-1 marcando un gran tanto por la escuadra. Después, de nuevo llegaron los nervios y, en un saque de banda cercano a la portería de Sonia sin aparente peligro, Eva erró en el pase, dejando sola a la rival frente a la improvisada, que nada pudo hacer para evitar el 2-1.

Pero el Segosala no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad de proclamarse campeón de liga por primera vez en sus nueve años de vida. Así que, dos minutos después, y aprovechando un error de la portera local en mitad de cancha, Moni recortó ante la entrada de una defensora y disparó a puerta vacía desde lejos.

El 2-2 sí calmó los nervios del Segosala Merkamueble, que unos segundos más tarde, de nuevo por medio de Moni, lograba el 2-3. Y a falta de cinco minutos para la bocina final, Tato lograba el 2-4 definitivo, tras el cual el San Roque Carbajosa intentó remontar con portero jugador.

A pesar de que las locales gozaron de alguna oportunidad, el resultado no se movió y el Segosala pudo celebrar el campeonato entre las lágrimas de felicidad de su capitana, Chivi, miembro de la junta directiva del club y componente del equipo -junto a Tato y Angélica- desde sus inicios.