El Segosala Segobús se quedó sin opciones frente al Guardo en el encuentro que definía el liderato en el subgrupo 1A de la Segunda División B, y que se decidió por el mayor acierto del conjunto palentino a la hora de rematar a portería, ya que el dominio en el juego correspondió a los locales, que durante bastantes minutos controlaron perfectamente el partido y dispusieron de buenas ocasiones que el portero visitante Alejandro se encargó de desbaratar, sobre todo en una primera parte de claro color local.

No sucedió lo mismo en el área local, donde Jorge Cárdaba (que tantos puntos ha dado a todos los equipos en los que ha militado) no tuvo su mejor tarde. Así, después de claras ocasiones locales, a tres minutos del descanso un lanzamiento de Alberto que parecía no llevar demasiado peligro se convirtió en el 0-1 con el que los dos contendientes se marcharon a los vestuarios. Antes, Edu había dispuesto de un lanzamiento de diez metros para poner por delante a los locales, pero el doble penalti se marchó fuera.

En la segunda mitad redobló sus esfuerzos el Segosala, que continuó dominando a un oponente que salía con velocidad a la contra. Y pronto llegó el tanto del empate, después de un buen robo de balón en el centro de la cancha, y una gran resolución de la jugada por parte de Julio. Sin embargo, poco le duró la alegría al conjunto que dirige Ángel Zamora, ya que un lanzamiento de Adrián se convirtió en el 1-2 que obligaba a los locales a realizar un sobreesfuerzo de nuevo en busca del empate.

ATACANDO CON TODO

Atacó el Segosala con mucha intención, pero con poco acierto frente a un líder que salió con mucho peligro a la contra. Cárdaba mantuvo a sus compañeros en el partido con sus intervenciones, pero los contragolpes visitantes fueron cada vez más claros hasta que a cuatro minutos para el final, y con los de casa volcados en busca de la igualada, Bedmar marcaba el definitivo 1-3 que dejaba a los segovianos sin puntos después de haber jugado un encuentro muy serio ante un oponente que tuvo la suerte de cara en sus dos primeros remates.