Presentación del equipo de Spordeporte, bajo el nombre de 'El cochinillo segoviano'.
Presentación del equipo de Spordeporte, bajo el nombre de 'El cochinillo segoviano'.

Tres años después de que el Unami abandonara la Primera División, el baloncesto femenino segoviano recupera el pulso. Aquel proyecto se quedó a las puertas del ascenso atrayendo a jugadoras de fuera de Segovia y, cuando puso el acento en el talento autóctono, aunque ello supusiera bajar las expectativas, perdió la confianza de sus jugadoras, que se marcharon a otros clubes. El Club Deportivo Spordeporte, fundado en 2014 gracias a la Escuela de Baloncesto de Cantalejo, ha ampliado su estructura en la provincia en Carbonero El Mayor, Trescasas o Segovia y se ha lanzado a la piscina inscribiéndose en la categoría con el nombre de El Cochinillo Segoviano.

El club presentó su proyecto en la Casa del Deporte. Para su presidenta, María Martín, exjugadora del Unami, “lo mejor de esta categoría es que te ayuda a crecer como persona, se disfruta mucho de una competición de este nivel y los viajes y convivencias te forjan un carácter que te es de utilidad en el futuro”. Destaca también la importancia de dar la opción de jugar a mayor nivel a las canteranas. “Nos hace especial ilusión ver como algunas de nuestras niñas que empezaron en el club siendo muy pequeñas van a tener la oportunidad de saltar a la pista en una categoría sénior de índole nacional”.

El gerente del club, Mauro Martín, presentó un equipo de trabajo con profesionales en diferentes ámbitos: fisioterapeuta, médico, asesor fiscal, agente en protección de datos o abogado. “Queremos construir una estructura desde arriba, que ofrezca garantías en la gestión diaria del club y que al final repercuta en los usuarios de nuestro club”.

La concejala de Deportes del Ayuntamiento de Segovia, Marian Rueda, puso en valor “un proyecto responsable y necesario para Segovia”. Las conversaciones se iniciaron antes de la pandemia y “por fin ha llegado el momento de retomarlo y ponerlo en marcha una vez recuperada la normalidad”.

El director general de la empresa El Cochinillo Segoviano, Jorge Bernabé, traslado su ilusión a la hora de “apoyar un proyecto de deporte femenino como este que otorgue a la marca mayor visibilidad más allá de las fronteras de Segovia”. El club ya se ha inscrito en la Federación Asturiana de Baloncesto, la encargada de organizar este año una competición que incluye a Galicia, Cantabria y Castilla y León. Lo han hecho con el nombre de El Cochinillo Segoviano, un claro identificativo de la procedencia del equipo. Mientras, está trabajando en el diseño de las equipaciones utilizando los colores corporativos de la marca segoviana.

El equipo está construyendo la parcela deportiva con un entrenador al que ofrecerá un contrato de trabajo. La plantilla estará formada principalmente por jugadoras de Segovia, sin descartar traer a gente de fuera, siempre y cuando los recursos lo permitan. El club garantiza que habrá efectivos, pues tiene a un equipo en la Provincial segoviana. Está por ver el nivel y las aspiraciones, en función del grupo que consigan armar de cara al inicio de la competición el 18 de septiembre. El objetivo es combinar un equipo en Nacional con otro equipo Provincial, “una liga para divertirse”.