Publicidad

Diez jornadas han transcurrido desde el inicio de la competición regular en la Liga Asobal, y la opinión de todos los entrenadores que se han enfrentado con el Viveros Herol Nava es unánime: el equipo segoviano compite de manera más que suficiente como para apostar por una permanencia que esta temporada que puede ponerse algo más cara que en campañas anteriores.

Cinco equipos se presentan como difícilmente alcanzables por el resto de conjuntos. Más allá del intratable FC Barcelona, tanto Ademar como Bidasoa en primer término, y Cuenca y Logroño en segundo lugar, van a terminar la temporada con un más que positivo balance de victorias y derrotas, y eso implica que, del sexto clasificado hasta el decimosexto, las distancias no van a ser enormes.

Y no lo están siendo superado el ecuador de la primera vuelta, con solo cuatro puntos de diferencia entre el Benidorm, el primero de los ‘mortales’ de la Asobal, y el Cangas que ocupa el último puesto de la clasificación. Las victorias están caras, y los empates ya no son un mal menor, sino toda una buena noticia, y prueba de ello la dan el Viveros Herol Nava y el Quabit Guadalajara, que tras firmar tablas en cuatro partidos, son los reyes del empate de la liga y se encuentran fuera de los puestos de descenso.

GANAR ESTÁ MUY CARO

Dos triunfos ha sumado el conjunto de Nava de la Asunción en estos diez primeros encuentros de liga, y solo Guadalajara y Cangas han ganado menos partidos que los segovianos. Sin embargo, el equipo de Dani Gordo es tan difícil de superar, que solo los cinco grandes de la competición cuentan con un menor número de derrotas, y eso es toda una garantía.

El sistema defensivo del equipo tiene buena culpa de ello. La aportación de Yeray bajo los palos ha sido sobresaliente en muchos partidos, pero además el 6:0 con el que se suele manejar el plantel en la mayoría de los minutos está funcionando muy bien, con Oleg dando buenos relevos tanto a Andrés como a Álvaro en el central, y los laterales desgastándose mucho en las ayudas.

Pese a ello, no hay nada hecho para el Viveros Herol, que si bien es cierto que ha llegado a la décima jornada de la competición bien colocado en la tabla, debe perseverar en el trabajo, y más en la recta final de la primera vuelta, porque hay enfrentamientos con rivales directos por la permanencia. Los de Puente Genil, Anaitasuna y Bada Huesca se presentan como tres partidos importantes para el equipo, que antes debe viajar a Benidorm.

POCOS GOLES A FAVOR… Y EN CONTRA

Desde que el conjunto segoviano lograse el ascenso y reforzase su plantilla, ya se apuntaba que el Viveros Herol Nava no iba a ser un equipo que tuviese que marcar treinta goles para poder ganar un partido. El equipo no cuenta esta temporada con una referencia ofensiva como puede ser Adriá Figueras en el Granollers, que suma 76 goles en diez jornadas, sino que practica un juego más coral, en el que no destaca ningún jugador especialmente por liderar la ofensiva.

Prueba de ello es que Agus Casado, el máximo goleador del equipo, ha anotado 49 goles, situado en la decimosexta plaza en la clasificación de goleadores. Nicolo ha anotado 39, con un alto porcentaje de aciertos desde el extremo, y Rodrigo Pérez ha marcado 35.

Pero sí destaca el equipo segoviano en el apartado defensivo, ya que después de haberse medido a todos los grandes menos a Bidasoa, solo promedia 27 goles en contra, muy por delante de otros conjuntos que llegan a promediar más de una treintena de goles encajados por partido.