Publicidad

El club ciclista 53×13 ya tiene todo preparado para la Carrera del Pavo. La singular prueba del día de Navidad, caracterizada por subir la calle Real en bicicletas sin cadenas, cumple 84 ediciones y trae consigo un nuevo reto, el de Julio Martín y su posibilidad de empatar a José Luis Mayo, que sigue ostentando el récord de número de victorias con nueve en los años 80. El ganador de los últimas ocho citas se encuentra a solo un triunfo de poner su nombre en lo más alto de esta peculiar fecha del día 25 de diciembre.

Como es tradicional, también se espera la presencia del vencedor del Tour de Francia 1988, Pedro Delgado. El ciclista segoviano cumplirá un nuevo compromiso en el que siempre aprovecha para felicitar las fiestas. Asimismo, la carrera está abierta para todas las edades y los interesados en inscribirse deben acudir a la calle Teodosio ‘El Grande’. La organización, según los datos de las últimas ediciones, espera un centenar de participantes. Para abrir la mañana, además, ofrecerá un chocolate caliente.

Presentación

La carrera fue presentada en el ayuntamiento de Segovia esta mañana con la comparecencia de la alcaldesa, Clara Luquero; la concejal de deportes, Marian Rueda; el delegado provincial de ciclismo, Antonio Barrio; y el presidente en funciones del CC 53×13, Ángel Rojas. “Es una prueba con encanto, que junta a personas de diferentes edades desde niños a gente de 70 años”, subrayó Luquero; y apuntó: “Además, tiene identidad segoviana: los corredores a base de destreza y esfuerzo logran remontar muchos metros en plena subida”. Rueda, por su parte, recalcó: “Pese a ser competitivo, no deja de ser una reunión de amigos en un día tan señalado”.

Historia.

Rojas repasó la evolución de la Carrera del Pavo: “Hay que remontarse al año 1935, aunque luego hubo un parón y no se retomó hasta la década de los 40. En el 1933 un grupo de aficionados comenzó a lanzarse desde La Lastrilla y ahí fue donde comenzó a denominarse ‘Carrera del Pavo’; ya que antes era ‘Trofeo Navideño’. Hubo varios recorridos y una época que bajaba a La Fuencisla, en la que terminaban todos. A lo largo de los años también ha habido cambios en los premios: antes se daba a los ganadores pollos o aves de corral pequeños vivos y dinero; y ahora es un pavo, un pato y una pularda precocinada, en ese orden”.