Los jugadores de la Gimnástica Segoviana realizan un ejercicio, durante una sesión de calentamiento de esta pretemporada nada habitual. / KAMARERO
Publicidad

La Gimnástica Segoviana tiene el play-off a la vuelta de la esquina. El plantel que dirige Manuel González volvió al trabajo grupal el pasado 8 de junio y, tras cuatro semanas de entrenamientos, focaliza de lleno su objetivo. Hoy comienza una nueva semana, ya con la competición a la vista y el rival, la Arandina, en el centro de la diana. Estas últimas sesiones se desarrollarán con un trabajo más específico en función del contrincante, que con la llegada de Álex Izquierdo al banquillo mejoró sus números hasta el punto de colocarse en la tercera posición después de que no encontrara su sitio con el técnico Jorge Fabregat.

El cuadro ribereño llevaba 11 partidos sin perder hasta el momento en el que se detuvo la competición. La última vez que cayó derrotado fue contra el líder del Grupo VIII, el Zamora CF, (2-0) el 14 de diciembre de 2019. Desde aquel partido encadenó hasta ocho victorias y solo cedió dos puntos en Tordesillas donde empató (0-0). Unos números que similares a los de la Segoviana.

Los dos equipos han sido los mejores en lo que va de año, ya que el conjunto azulgrana tampoco ha perdido en lo que va de 2020. Su última derrota fue en Ávila el 29 de diciembre (2-1). Desde entonces ha disputado diez encuentros, con un balance de nueve triunfos y un empate contra el Zamora (1-1).

Semifinal de máximo interés en la que se medirán dos equipos invictos en partido oficial en lo que va de año. Según las normas que rigen el play-off exprés, en caso de tablas al término del tiempo reglamentario, pasaría a la final la plantilla mejor clasificada, que sería la Gimnástica. Ante esta circunstancia, podría darse el caso de ambos sigan invictos.

En lo referente a esta nada habitual pretemporada que han realizado los conjuntos que van a disputar fases de ascenso, la Arandina se probó contra el CD Guadalajara, que también se encuentra peleando por subir a Segunda División B, y cayó por la mínima (1-0). La Segoviana, por su parte, se midió al CD Toledo, al que se impuso 1-0, y al CDA Navalcarnero, al que también ganó (3-2). Los hombres de González han dejado buenas sensaciones y encaran ahora su objetivo con inercia positiva. En el amistoso, jugado el sábado en La Albuera frente al cuadro madrileño, el plantel azulgrana llegó a ponerse 3-0, pero en los últimos diez minutos se relajó y encajó dos goles; lo que evidenció el potencial ofensivo de los segovianos y quedó en aviso de que cualquier despiste puede costar caro.