El jugador del Viveros Herol Nava Rodrigo Pérez intenta superar al guardameta del Villa de Aranda. / A.MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava consiguió el pase a la final de la Copa de Castilla y León tras imponerse al Villa de Aranda de diez (30-20). De menos a más. Tras un flojo inicio defensivo en el que el plantel de Daniel Gordo no vio portería hasta pasados los nueve minutos, se rehizo y dio la vuelta al marcador hasta terminar aplastando al cuadro ribereño en la recta final de la semifinal.

Salió enchufado el Villa de Aranda y se desprendió en el marcador con un 0-3 gracias a la labor de Nicolás López. Gordo detectó los problemas en defensa de su equipo y rápido pidió tiempo muerto. En ataque el conjunto local canalizó su juego inicial a través de Eduardo Fernández, Agustín Casado y Carlos Villagrán, pero sin tino. Julen Elustondo añadió todavía más sal a la herida y los ribereños se desmarcaron 0-6.

Noqueados, sin claridad de ideas, estuvo el cuadro navero. Nicola D`Antino estrenó el casillero local a los nueve minutos de juego tras un siete metros. Este tanto fue moral, aunque la distancia en el electrónico fue un impedimento para liberar la presión y plantear un asentado esquema. Lo mejor de la plantilla de Nava fue Yeray Lamariano, que bajo palos impidió que el Aranda ampliara más la renta.

Gordo hizo uso del segundo tiempo muerto para encender motivacionalmente a sus jugadores. Los visitantes siguieron compitiendo con intensidad, mientras que los locales no terminaron de coger ritmo. Conforme la primera parte fue entrando en el ecuador, el plantel navero fue reponiéndose y llegó a colocarse 5-9. Buenas acciones de Rodrigo Pérez y Casado, que fueron echándose el peso del equipo a sus espaldas.

Mejoró sustancialmente el equipo local y niveló la contienda en el tramo final del primer tiempo. Fue Bruno Vírseda el que logró el empate (11-11) y, seguidamente, Pérez adelantó a los naveros a base de raza. Finalmente se marcharon al descanso 13-12.

Con más actitud saltaron los locales en el segundo tiempo para mandar desde el arranque. Casado fue el hombre que marcó las diferencias para que el conjunto de anfitrión mantuviera una ventaja de tres goles. El Villa de Aranda, por su parte, confió sus opciones en la calidad de López, que dejó destellos desde el siete metros superando a Ernesto Sánchez.

El Nava pasó a dominar los tiempos y abrió tierra de por medio. Al técnico visitante Alberto Suárez no le gustó el guión que siguieron sus jugadores en pista y pidió tiempo para despejar dudas. Dio un paso al frente, pero el cuadro navero encofró su defensa con solidez. Además, a la contra fue un puñal a través del rápido y vertical Pérez.

Con todo de cara, Gordo aprovechó el momento para dar minutos a los componentes más jóvenes. Hasta diez goles de ventaja consiguieron los de casa, con un efectivo y enchufado Antonio Llopis, que sentenciaron la contienda a falta de cinco minutos para el final. La lectura del Nava fue clave lograr el pase a la final de la Copa de Castilla y León.

LA FINAL

La final se jugará mañana, domingo, a partir de las 12.15 horas en el pabellón Guerrer@s Naver@s, en un encuentro en el que los encargados de impartir justicia serán Francisco Javier Moyano y Luis Colmenero.