Una acción del partido entre Nava y Guadalajara. / A. MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava buscará esta tarde a partir de las 20:00 horas seguir siendo un estudiante previsor y hacer sus deberes. El objetivo de la salvación en Asobal pasa por vencer a rivales directos como el Huesca, que ocupaba la penúltima posición al suspenderse la competición en marzo. Los segovianos, que han ganado los dos encuentros que han disputado este curso como locales, buscarán mantener la buena dinámica en su pista de Nava de la Asunción ante un rival llamado a competir con ellos hasta el final.

“Independientemente del rival, ya sea en casa o fuera, nuestro objetivo es siempre competir y puntuar. Es verdad que en casa llevamos dos partidos y hemos conseguido ganar los dos. Vamos a intentarlo ante Huesca también. Sabemos que va a ser complicado, que los rivales aprietan y que las diferencias son mínimas, cómo hemos podido ver precisamente en los dos partidos que hemos jugado aquí”, valoró el técnico del Nava, Diego Dorado. “Tenemos confianza en nuestro juego, en lo que estamos trabajando, y espero que seamos capaces de brindarles una victoria a nuestra afición”.

Las tres derrotas a domicilio de los naveros –en Logroño, Barcelona y Bidaosa- entraban en cualquier previsión contable de la temporada. De ahí que los triunfos ante Guadalajara y Valladolid tengan una especial importancia, pues mantienen a los segovianos octavos con un calendario que solo puede ablandarse. El Huesca es decimosegundo con una victoria, la conseguida el pasado fin de semana en casa del Cisne, y cuatro derrotas.

Dorado espera “un partido bonito para el espectador” ante un rival que el curso pasado terminó la primera vuelta como colista. De hecho, el Nava se impuso en su visita oscense. Sin embargo, en la reanudación pareció otro equipo totalmente distinto, compitiendo con rivales de la zona alta. Llegó al parón por la pandemia en descenso, pero su trayectoria le auguraba la salvación. La de hoy será su primera visita a Nava de la Asunción; el cuadro aragonés, al que el Nava debía medirse en la última jornada, no pudo visitar tierras segovianas.

Un equipo peligroso

“El Bada Huesca lleva ya varias temporadas en la liga Asobal, compitiendo a buen nivel. Ha conseguido su primera victoria este domingo en una pista difícil como la de Cisne, donde otros rivales han sufrido muchísimo”, puso en valor Dorado. El técnico destaca a Sasha Tioumentsev, un central con experiencia que dirige los hilos del engranaje oscense, y el juego posicional, que desemboca con un pivote muy a tener en cuenta como Iván Montoya. Ello lo complementa con un variado arsenal de tiradores para el lanzamiento exterior.

El entrenador navero saca lecturas positivas y negativas de la derrota en Bidasoa. “Por un lado los primeros 30 minutos, donde sí que hicimos un buen balonmano a pesar de la dificultad que tiene jugar en Artaleku, con un equipo que tiene mucho poder. Estuvimos bien y pudimos jugarles un poquito de tú a tú. Es cierto que en la segunda parte no estuvimos tan bien. Se nos escapó el partido hacia el minuto 40. En ese punto nos vamos un poquito decepcionados, por no haber sido capaces de hacer un partido completo. Hay que hacer autocrítica, pero también lectura positiva de lo que fuimos capaces de hacer ante un gran equipo y trasladarlo al resto de la competición”.

El Nava, lastrado por ciertos periodos de sequía ofensiva, ha terminado de menos a más sus partidos como local, con Pérez Arce como protagonista. Dorado apela a “llegar a esos minutos finales en partido”. El último precedente ante Valladolid, decidido en la última jugada , garantizan al público un final lleno de suspense.