Los jugadores del Viveros Herol Nava celebran una victoria en el pabellón Guerrer@s Naver@s./ AMADOR MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava buscará esta tarde (20:00 horas) ante el Benidorm en su pista la primera victoria desde el 26 de septiembre. Su técnico, Diego Dorado, apuesta por un duelo competido ante un rival al que derrotaron a domicilio el curso pasado y con el que están igualados a cuatro puntos en la zona baja de la clasificación de la Asobal. “Espero que sea un partido largo, que se dispute en los últimos segundos. Son dos puntos importantes que vamos a pelear a tope”.

La ausencia de público hace especial daño al Nava, titular de una de las canchas más eléctricas. El imperativo de jugar a puerta cerrada les priva de su gran arma. “Jugar sin nuestra gente es una auténtica lástima. En el devenir del partido es un elemento importante; aquí el público aprieta y crea un ambiente especial. Ahora nos encontramos con un silencio absoluto. Estoy seguro que en los momentos complicados su apoyo nos ayudaría muchísimo”.

Dorado es autocrítico y no buscó excusas. “Ya estábamos preparados para competir el otro día, pero el partido contra Cuenca no fue el mejor. Tenemos que adaptarnos a lo que está pasando e ir a tope a por el partido”. El técnico lamentó el aplazamiento del duelo del pasado domingo ante el Granollers. “Ya teníamos toda nuestra carga de partidos organizada hasta navidades. Habrá que colocar el partido donde podamos”.

Dorado espera hoy un duelo duro. “Nos vamos a enfrentar a un equipo preparado para jugar en Europa”. Destaca su lanzamiento exterior con grandes tiradores como Parker o Rivero, además de unos extremos con buena finalización o la facilidad que tienen para armar el contragolpe. “Han llegado en todos los partidos mandando y en los últimos momentos se han dejado algún punto”. El Nava espera aprovecharlo.