fubol campo minguela
Vista parcial del campo José Antonio Minguela una vez instalado su cerramiento./ J.M.

No está siendo nada sencillo poner el punto y final a una obra, la del acondicionamiento del campo ‘José Antonio Minguela’ para que este pase a tener un césped artificial de última generación, gradas supletorias y un marcador electrónico, convirtiéndose de esta manera, por aforo, en el segundo de los tres campos de fútbol que tiene la ciudad.

Y no lo está siendo porque desde que el Ayuntamiento de Segovia sacó la obra a licitación en el mes de abril se han venido sucediendo un contratiempo tras otro que han retrasado los trabajos hasta el punto de suponer un trastorno para todos los clubes de fútbol que de una u otra manera iban a comenzar a utilizar la instalación desde el mes de agosto con los entrenamientos de pretemporada.

Plazos que se escapan

De entrada, la empresa Quality Sport 2014, adjudicataria de las obras desde el 13 de mayo de 2021 por un importe de 134.297,90 euros (IVA incluido), alegó problemas de suministros a la hora de comenzar la obra, que estaba prevista para el verano con el fin de que los trabajos no afectaran al desarrollo de las competiciones, por lo que este primer retraso ya vino a condicionar unos plazos que comenzaban a estar ajustados.

Posteriormente, el hecho de convertir este campo en la sede de los partidos como local de la Gimnástica Segoviana juvenil en la División de Honor también trajo derivados otros problemas, puesto que el requisito de la homologación por parte de la Federación Española traía consigo una serie de arreglos, más los que pidió el club azulgrana para poder cobrar entrada en sus encuentros.

Un certificado que compruebe que la hierba instalada se corresponde con la presentada en el contrato lo ha paralizado todo

Así que el Instituto Municipal de Deportes se vio entrado el mes de agosto con un buen problema entre manos, con un equipo juvenil sin poder comenzar la liga en un campo a medio terminar, más un buen número de clubes de cantera sin poder usar tampoco la instalación para sus entrenamientos.

Tras el primer encuentro de la División de Honor juvenil que la Segoviana disputó en el Mariano Chocolate, llenando el aforo, la concejal de Deportes, Marian Rueda, se mostró confiada en que el conjunto azulgrana pudiera jugar el siguiente partido como local (previsto para el 25 de septiembre) ya en el ‘José Antonio Minguela’, teniendo en cuenta que las dos semanas siguientes el conjunto de Tito Domingo afrontaba sendos desplazamientos.

Un testeo de la hierba artificial

Sin embargo, y con el campo ya terminado (salvo el marcador electrónico), un trámite administrativo lo ha vuelto a paralizar todo, poniendo una enorme interrogación en la sede de este cuarto partido de liga del equipo juvenil, que tendrá como rival al Badajoz 1905. Un testeo de la hierba artificial, con su correspondiente certificado de que el césped implantado es el que corresponde con el contrato firmado, es el requisito que falta para que el Ayuntamiento pueda recepcionar la obra.

Las gestiones para que este certificado pueda estar cumplimentado cuanto antes ya están realizadas, pero desde el IMD no se tiene la constancia de que este testeo pueda hacerse de manera inminente. Mientras tanto, la Segoviana se teme que una semana más le toque volver a montar el Mariano Chocolate para acoger el partido de la División de Honor de juveniles, y el resto de clubes de cantera siguen esperando a que una instalación que (en teoría) iba a estar terminada en agosto, pueda comenzar a usarse a finales de septiembre.