Plantilla del Mariano Rico Cuéllar de Segunda División B para la temporada 2019/20./ E.A.
Publicidad

Aunque la historia no resulta demasiado halagüeña en lo que a convenios de filialidad de clubes segovianos se refiere, ya que pocos de esos convenios han durado más de dos temporadas, siempre resulta esperanzador comprobar que el entendimiento es posible, y más cuando de deporte base se refiere.

Por ello hay que destacar el acuerdo de filialidad al que llegaron el Mariano Rico Cuéllar y el Sporting Nava de cara a la campaña 2020/21 y que fue anunciado por el conjunto cuellarano en sus redes sociales. De esta manera, el Mariano Rico dará la oportunidad a los jugadores jóvenes del Sporting de poder entrenar y jugar con el equipo que, entrenado por Natalia Maroto, militará una campaña más en la Segunda División B, aunque en esta ocasión no será el único club segoviano en la categoría, tras el ascenso del Segosala.

El Sporting Nava cuenta con una cantera de jugadores que están haciendo un gran trabajo, y que van cumpliendo etapas con un evidente éxito, por lo que la filialidad con el FS Cuéllar les dará a sus componentes la oportunidad de tener una salida más cuando terminen sus etapas de formación.

Para el Mariano Rico Cuéllar el convenio le abre la posibilidad de contar con un buen abanico de jugadores que puedan elevar el nivel competitivo del equipo, que continúa renovando a parte de sus componentes de cara al próximo curso, y que ya anunción la continuidad de tres de sus más jóvenes jugadores, Davicillo, Piti y Samu, a los que las lesiones les impidieron rendir al cien por cien en la pasada temporada, y que afrontarán la venidera con ganas de resarcirse y de demostrar su calidad.