dep2 1 web 3
Gonzalo del Valle mira hacia la grada durante un encuentro del Unami./ NEREA LLORENTE

El Unami comenzó el año con la misma contundencia con la que terminó el anterior, venciendo en el campo de El Burgo al Turégano haciendo gala de intensidad en su primera parte, y de esfuerzo defensivo en la segunda, cuando el equipo tureganense elevó sus prestaciones y por momentos estuvo cerca del empate.

La puesta en escena del líder de la competición fue la que corresponde a un primer clasificado. Con los jugadores muy activos en la presión, el conjunto de Gonzalo del Valle controló perfectamente a un Turégano que no encontraba la forma de llevar el balón a Guti para que este cosiera la jugada ofensiva, ya que Morata siempre tenía varios contrarios impidiéndole ver una línea de pase clara.

El control del partido por parte del Unami fue tan claro en la primera parte que todas las ocasiones menos una se vistieron de azul. Piti puso a prueba los reflejos del portero Guille Gómez en un primer remate cercano, y poco más tarde Rogero cabeceaba fuera muy cerca de la portería un servicio desde la derecha, la zona del ataque preferida por el conjunto visitante, con Chechu siempre llevando peligro.

El 0-1, lo más lógico

Apenas superado el primer cuarto de hora de partido, en un nuevo centro desde la banda derecha el balón se quedó sin dueño dentro del área, donde Kobi suele disparar primero y preguntar después. Así llegó el 0-1 para el Unami, que no hizo despertar al Turégano, porque Juan estaba muy bien sujetado por los centrales visitantes, y el conjunto de Luis Bertó apenas conseguía llegar a los tres cuartos de campo con el balón controlado.

Quiso el conjunto tureganense ir creciendo a través de la posesión, pero sin el éxito deseado, con Guille Gómez siendo más protagonista que el resto de sus compañeros, después de rechazar un lanzamiento de Rogero, y desviar con la mirada un cabezazo de Adrián en una nueva acción desde la derecha del ataque del Unami.

Casi al descanso tuvieron los de casa su opción de empatar el partido con un balón en buenas condiciones que le llegó a Nacho para que este empalmara, pero su remate se marchó alto, y muy poco antes del intermedio dispuso el Unami de una gran acción para lograr el 0-2, tras un saque de falta que Quino botó de manera perpendicular hacia la portería, donde Rogero se adelantó al guardameta local, pero Morata salvó bajo palos el lanzamiento del delantero del Unami, que se fue a los vestuarios con la sensación de tener el partido controlado, todo lo contrario que el Turégano, necesitado de cambiar las cosas para que el choque se diera la vuelta.

Mejoría sin premio

Lo mejor que le había pasado al equipo de casa con la llegada del descanso era que estaba dentro del partido, y bastó con que sus jugadores pusieran sobre el campo tanta intensidad como su rival y que Guti entrara más en juego para que los locales pasaran a visitar con más asiduidad el área de Chema, obligando al Unami a estar muy atento en la línea defensiva, con Sergio Prieto muy bien al corte.

Un centro chut de Morata que se fue arriba y una contra en la que Juan no aprovechó el error de Jorge Jiménez en el despeje fueron el preludio de la mejor ocasión de los de Luis Bertó, con Guti lanzando raso y ajustado al palo desde la frontal para que Chema hiciera gala de su seguridad.

El Unami esperaba su oportunidad para sentenciar a la contra, y cuando la tuvo no la desaprovechó. Alcubilla recibió en profundidad y no perdonó ante la salida de Guille Gómez, cerrando la victoria visitante porque el Turégano no tuvo fuerzas para más, y los últimos minutos apenas tuvieron historia.