balonmano nava 3
Pablo Herranz, a punto de lanzar sobre la meta visitante./ AMADOR MARUGÁN

El Leche Mesenor Nava está pasando por la lógica adaptación a una categoría más exigente como es la Primera Nacional del balonmano español, y el pago de esta adaptación está llegando en forma de derrotas que ponen de manifiesto que el conjunto de Carlos Colomer tiene que elevar su nivel competitivo, sobre todo en el apartado defensivo, si quiere cambiar el signo de la temporada.

En el encuentro jugado en Nava de la Asunción, el equipo segoviano sufrió durante sesenta minutos la tortura del marcador en contra. Porque desde que el Principado Vetusta logró el 0-1 en el segundo minuto de partido, los locales marcharon por detrás en el electrónico, con diferencias que llegaron hasta los siete goles.

Y es que una de las principales rémoras del Mesenor Nava está siendo el apartado defensivo, porque en el partido ante el conjunto asturiano los segovianos encajaron dieciocho goles en la primera parte, una cifra demasiado elevada como para pensar en ganar el partido, aunque en el aspecto ofensivo las referencias del equipo como son Tomas Smetanka, Óscar Marugán y Pablo Herranz cumplieron con su papel.

La segunda parte se inició con el 16-18 y el Vetusta con dos minutos de inferioridad. Y aunque el Mesenor Nava logró situarse a un gol de su oponente, no fue capaz de culminar la remontada, un hecho que acabó pasando factura a los locales, que a doce minutos para el final tenían el partido imposible con el 25-32. La reacción final provocó un parcial favorable de 6-1, que fue insuficiente para poder rescatar por lo menos un punto.