Publicidad

La Gimnástica Segoviana cerró una gran jornada en lo que a lo deportivo se refiere con una victoria sencilla ante La Bañeza, y continúa recortando puntos en su carrera hacia el liderato con un Zamora que se está dejando en las últimas jornadas buena parte de la ventaja que había atesorado a lo largo de la primera vuelta, y parte de la segunda. La solvencia del conjunto azulgrana ante rivales de la zona baja de la clasificación es incuestionable, y este hecho le está colocando en una envidiable posición, con la tercera plaza a ocho puntos, la cuarta a nueve, y la quinta, a once puntos.

Sobre un campo de La Albuera que estaba en unas condiciones más que mejorables (y es que el invierno siempre hace mella en un césped de 40 años por muy buena temperatura que haga durante el día) la Segoviana salió al partido al ralentí, esperando a ver dónde le colocaba la defensa un oponente que se pertrechó en su propio terreno de juego sin renunciar en principio a lanzar las contras, como la que en el minuto dos llevó a Aitor a rematar desde lejos y ajustado al palo de la meta de Christian, que realizó una gran intervención para desviar a córner. En el saque de esquina posterior, el propio Aitor conectó un cabezazo que detuvo el meta con seguridad.

Y ahí se acabó el juego ofensivo de La Bañeza durante más de ochenta minutos. La Segoviana comenzó a mover el balón de lado a lado buscando el desequilibrio en la defensa visitante, hasta que Álex Conde encontró el espacio en la parte derecha de la zaga rival, llevando el balón hasta la línea de fondo y peleándolo con un contrario hasta hacerse con él a pocos metros del marco, enviándolo hacia atrás donde Iván Sales puso el 1-0.
Corría el minuto 9 de partido, y la Segoviana había anotado en su primera acción, en un golpe que estuvo a punto de convertirse en doble si tres minutos después el propio Álex Conde no se hubiera encontrado con el larguero en su remate cercano tras una gran acción de Ivi y una mejor continuación del mediapunta gimnástico, que regateó a un defensor en apenas un palmo de terreno para plantarse solo ante el portero Camilo.

LOS GOLES, DE DOS EN DOS

Como quiera que con dos zarpazos el conjunto azulgrana había hecho un daño atroz a La Bañeza, los jugadores locales vieron claro que a poco que pisaran el acelerador iban a crear peligro de nuevo. Así que siguieron acumulando minutos de posesión, aunque con poco remate, hasta que superada la primera media hora de encuentro Ivi recogió un balón en la frontal del área, superó la tarascada de un rival, y con su lanzamiento raso y cruzado sorprendió a Camilo, que con su exceso de vista dejó pasar el esférico pensando que se iba fuera.

Y, como los golpes locales no llegaban de uno en uno, sino de dos en dos, tres minutos después del 2-0 llegó el tercero, en otra acción más que meritoria del ataque de la Segoviana, que inició el ataque en la derecha y lo acabó con un centro de Iván Sales desde la izquierda que remató de cabeza Astray más solo que la una prácticamente dentro del área pequeña. Poco después, un Ivi hiperactivo en el partido remataba fuera cuando algunos aficionados cantaban ya el cuarto gol.

Evidentemente la Segoviana no era el rival propicio para que La Bañeza consiguiera puntuar, pero lo fue aún menos cuando el conjunto bañezano se mostró demasiado blando en defensa, muy posicional en sus sistema defensivo, pero sin apretar de verdad a los jugadores gimnásticos, que manejaban el balón con una cierta soltura, aunque con más problemas por el mal estado del terreno de juego que por la presión que ejerció su oponente.

El partido estaba sentenciado con la llegada del descanso, por lo que era casi normal que Manu González y Ramsés tomaran decisiones en el vestuario. Y la lógica se impuso con la entrada en el terreno de juego de Balta en sustitución de un Manu que lo ha jugado casi todo y que se encuentra a una amarilla de la suspensión por acumulación de amonestaciones. El cambio hizo perder algo de contundencia al centro del campo gimnástico, pero tampoco hacía excesiva falta que el equipo de casa se empleara a fondo, porque le bastaba con adelantar la línea defensiva hasta prácticamente la línea de centro del campo para empujar a La Bañeza hasta su propio área para tratar de sacar la pelota jugada. Porque si algo hay que agradecer al equipo visitante fue su intención futbolística, tratando de no rifar la pelota en largo y tratando siempre de combinar en corto, aunque ello supusiera perder la posesión en zonas muy comprometidas del campo.

CAMBIOS QUE NO SE NOTAN

La Segoviana había matado el partido antes del descanso sin apenas hacer notar las ausencias, ni los cambios obligados en la alineación. Porque Javi Marcos, menos acertado en el lateral derecho en el primer tiempo, subió con mucha más decisión tras el descanso, llevando mucho peligro por su banda, poniendo centros más que buenos al área.

Álex Conde, que sigue en su proceso de mejora y dejó muy buenos destellos de calidad, tuvo el cuarto gol local rematando dentro del área una buena acción por banda derecha para, posteriormente, conseguir el gol que se merecía después de que un lanzamiento raso de Dani Abad no fuera respondido con contundencia por Camilo, que en lugar de parar el balón lo dejó en el centro, donde lo recogió Conde, regateó al guardameta, y marcó el 4-0 a puerta vacía.

Manu González pudo dar descanso a Manu y a Rubén, dando minutos de juego a los jóvenes Sergio Arévalo y Barbudo

La media hora que restaba hasta el final del partido sirvió para ver en acción a Sergio Arévalo en la banda izquierda, saliendo en sustitución de Rubén, y al joven Barbudo en el puesto de central, pasando la Segoviana a defender con línea de tres. El partido se fue descomponiendo poco a poco, y La Bañeza se fue soltando en ataque, aprovechando que la Segoviana ya había bajado el pistón, obligando Bruno a lucirse a Christian en un remate acrobático al que respondió el portero local con otra intervención de mérito.

Pero antes de esa ocasión bañezana, pudo la Segoviana hacer el quinto en varias oportunidades, con Álex Conde regalando asistencias a Dani Abad y Sergio Arévalo encontrándose con el guardameta en un remate al palo corto. Pero como la dicha no puede ser nunca completa, un pisotón involuntario en el gemelo de Conde envió al centrocampista gimnástico a abandonar el campo antes de tiempo, dejando a la Segoviana con diez en el tramo final.

Poco importaba todo esto, porque el partido estaba finiquitado desde hacía tiempo, y los aficionados ya preguntaban qué estaba haciendo el Zamora en el Adolfo Suárez frente al Real Ávila, y esbozando una media sonrisa cuando la respuesta era que el líder del grupo octavo había perdido el partido después de recibir un gol del segoviano Domingo. Los azulgranas se han colocado a seis puntos del liderato (siete teniendo en cuenta que el average es favorable al Zamora), pero lo mejor es que vuelve a ofrecer buenas sensaciones, independientemente de las ausencias que tiene.