Los cuatro juveniles del Balonmano Nava que lograron el bronce en el Campeonato de España. / BM NAVA
Publicidad

El Viveros Herol Nava comenzó los entrenamientos el pasado miércoles, de cara a una segunda vuelta de la competición en la que el equipo tendrá que repetir la excelente imagen mostrada en la primera parte del curso para poder firmar cuanto antes la permanencia.

De la mano del segundo técnico del equipo Nuno Farelo, ya que Dani Gordo se encuentra en Brasil entrenando a la Selección del país americano para intentar clasificarla para los Juegos Olímpicos, la plantilla va poco a poco elevando su nivel físico después del paréntesis navideño que, unido al compromiso europeo de la Selección Española, llevará a que la competición en la Liga Asobal no vuelva a recobrar la actividad hasta el próximo 8 de febrero.

El plantel de jugadores se encuentra casi al completo, puesto que Nicolo D’Antino se encuentra en Italia, y tiene permiso del club para reincorporarse el día 13, y ya se han reincoporado los juveniles que tan buen papel realizaron en el Campeonato de España de selecciones autonómicas, logrando el bronce con la Selección de Castilla y León.
La ‘excusa’ perfecta.

Y es precisamente esa buena actuación de los jugadores juveniles de Nava una de las razones por las que el club no está ni siquiera valorando la opción de incorporar jugadores en el mercado de invierno. Tinín Campillo es claro en este aspecto: “Tenemos una plantilla compensada, con jugadores que están dando un buen nivel, y las lesiones nos están respetando. No tenemos necesidad de mirar al mercado”.

Sí es cierto que hay una posición que a lo largo de la primera vuelta se ha mostrado con algunas variantes menos, y esa es la posición del pivote. Sin embargo, el club tiene muchas esperanzas depositadas en Pablo Herranz, “uno de los mejores pivotes juveniles de España, como se ha visto en el pasado campeonato” afirmó Campillo, y al que no se le quiere cortar la progresión, “porque si ha mejorado tanto ha sido porque ha venido entrenando con el conjunto de Liga Asobal. Si firmáramos un pivote no podríamos hacerlo, y consideramos que estaríamos cerrándonos las puertas a nuestro futuro”.

Porque el Balonmano Nava sigue manteniendo intacta su filosofía de club de cantera, como lo demuestra el amplio abanico de jugadores que participaron en el Campeonato de España. Y, en la medida de lo posible, no se les quiere cerrar la progresión. “Pablo, Óscar (Marugán) o Javi (Gómez) junto a otros, son los que dentro de unos años, y no demasiados, van a tomar el relevo”.

Solo si hay lesiones

Además, otra de las razones por las que el club no quiere firmar más jugadores pasa por evitar en la medida de lo posible el vivir por encima de sus posibilidades. “Estamos casi en nuestro techo”, señaló el vicepresidente del Balonmano Nava, que desvela las prioridades de cara al inicio de la segunda vuelta “y pasan por tener a los jugadores en la mejor forma posible. Que Álvaro esté bien, que Adrián Rosales ya pueda estar al cien por cien… y que nos sigan respetando las lesiones. Si estas llegan… ya veríamos lo que hacer”.

No han esperado a que llegaran las lesiones conjuntos como el Puente Genil, que ha firmado al internacional iraní Allahkaram Esteki, el Bada Huesca, que incorporó al hispano/ruso Alexander Tioumentsev, o el Cangas, que logró la cesión del portugués Rubén Ribeiro del FC Porto. Estos dos últimos conjuntos tienen evidentes necesidades clasificatorias, algo que a fecha de hoy no tiene el equipo de Nava de la Asunción. La meta a corto plazo está fija en alcanzar cuanto antes esos 20 puntos que parecen asegurar la permanencia, pero a medio plazo el trabajo pasa por conseguir que los juveniles naveros se ganen por derecho propio una plaza en el equipo de Liga Asobal.