El FS Cuéllar toma forma

Hablan los jugadores Davicillo, Piti y Samu, ya renovados

108
JUAN A. NIETO / CUÉLLAR

El FS Cuéllar sigue preparando la próxima temporada con la renovación de David Hernando ‘Davicillo’, Álvaro Laguna ‘Piti’ y Samuel Sastre ‘Samu’. Por contra, el portero Miguel del Barrio causa baja, tras dos años en el primer equipo. Natalia Maroto volverá a disponer en el plantel de tres de los jóvenes valores formados en la cantera. Curiosamente los tres tuvieron varios problemas con las lesiones la pasada campaña, lo que impidió que rindieran al nivel que tienen acostumbrado a la afición.

Davicillo, de 22 años, estuvo lastrado por unas molestias que le hicieron perderse varios encuentros pero sus ganas de ayudar al equipo hicieron, que a pesar de no estar al cien por cien, jugara 19 partidos en los que anotó cuatro goles. “Es un orgullo poder seguir vistiendo la camiseta del equipo de mi pueblo en una categoría tan complicada como la Segunda B”, expresa Davicillo; y repasa: “Los equipos se están reforzando bien y va a ser un año duro. Creo que en lo que no haya una vacuna sería una imprudencia comenzar la temporada, no es momento de tomar riesgos”.

Piti, de 21 años, sufrió varias lesiones que le impidieron estar con el grupo todo lo que hubiera deseado. Disputó 17 partidos en los que marcó ocho goles. “Desde que empecé en los benjamines del club lo que quería era poder jugar en el primer equipo. La temporada pasada tuvimos malas rachas y también bastante mala fortuna, pero la unión que hay en el vestuario hizo que no nos viniéramos abajo y continuamos luchando por el objetivo, lo que estábamos alcanzando cuando llegó el parón. Espero tener una regularidad durante la próxima temporada, en la que tenemos que empezar mejor que las últimas campañas”, explica.

Samu, de 21 años, se convierte en la quinta renovación del conjunto cuellarano. El de Aguilafuente sufrió dos lesiones graves que le tuvieron en el dique seco mas de cuatro meses, por lo que solo pudo disputar nueve partidos anotando tres goles. “El jugar con el equipo de toda tu vida en una categoría de tanto nivel como la Segunda B es una sensación muy bonita y difícil de explicar. La temporada pasada fue de muchos altibajos, nos faltó regularidad. La adaptación a un nuevo entrenador siempre es costoso, creo que el año que viene las cosas irán mejor. El arranque del próximo curso lo veo complicado, con lo del Covid-19: no creo que se pueda iniciar con normalidad. En lo referente a mi papel la pasada campaña pues fue un año muy complicado por las dos lesiones que sufrí y que me dejaron fuera de las canchas mucho tiempo. Tengo una ganas enormes de volver a jugar”, comenta.