Componentes de la plantilla del FS Cuéllar, antes de un partido de la competición de la Segunda División B. / FS CUÉLLAR
Publicidad

El FS Cuéllar visita tierras navarras para medirse esta tarde al Ibararte, cuarto clasificado, a partir de las 18.00 horas. Último compromiso de la primera vuelta con el que se cierra el año. Difícil encuentro para el conjunto cuellarano para terminar el año ya que visita a un rival que se ha convertido, por derecho propio, en la revelación de la temporada.
Aunque son un recién ascendido a la categoría, los del Valle de Esteribar se han adaptado a la Segunda División B a las mil maravillas, situándose desde el inicio de la temporada en los puestos de privilegio. Sitio en el que continúan instalados ya que ocupan la cuarta posición con 29 puntos, empatados con el segundo y tercer clasificados y a solo un punto del liderato.

Una de las claves de su gran campaña es su buen trabajo defensivo, que le ha llevado a ser el segundo equipo que menos goles encaja (35), solo por detrás de Ziérbena. Es un conjunto muy rocoso y luchador que lo da todo en el campo, planteando un partido muy físico con una fuerte presión en campo contrario para dificultar el juego rival. Dentro de sus grandes números se puede ver que han obtenido mejores resultados como visitantes (16 puntos) que como locales (13 puntos), moviéndose muy bien en los finales apretados. Llegan a este partido tras lograr una importante victoria en la difícil cancha del Lauburu Ibarra por 4-5.

El Cuéllar quiere romper la mala racha en la que está desde hace cinco jornadas, donde solo ha sumado dos de los quince puntos en juego, y marcharse al parón navideño con buen sabor de boca que sirva para coger confianza de cara a la segunda vuelta.

La intención de los cuellaranos es olvidar la dolorosa derrota de la pasada jornada ante Guadalajara logrando un buen resultado ante un rival muy complicado, por lo que tendrá que volver a ser el equipo competitivo que estaba siendo hasta el momento, a pesar de que los resultados no han acompañado. Saben que será un partido muy duro ante un rival que está de dulce y en una superficie poco habitual como el cemento del polideportivo de Zubiri, pero si juegan como saben y hacen su partido tendrán sus opciones.

La baja de Piti.

Para este partido la entrenadora cuellarana, Natalia Maroto, tiene la baja segura de Piti, lesionado en el último partido. Además tiene a varios jugadores con molestias por lo que decidirá tras el último entrenamiento la convocatoria.