Foto de familia del Balonmano Nava junto a sus aficionados. / A. MARUGÁN

El Nava puso el punto y final a su temporada con el reconocimiento por conseguir la vuelta a la competición de la élite del balonmano de la que descendió en la temporada 21/22, y que ha recuperado de nuevo tras realizar una brillante temporada en División de Honor Plata bajo la dirección del técnico Álvaro Senovilla.
Los reconocimientos a la labor deportiva del Balonmano Nava llegaron desde la Diputación Provincial en palabras de su presidente Miguel Ángel de Vicente y desde el Consejo Superior de Deportes por los máximos responsables del Ministerio de Cultura y Deportes, Miquel Iceta y Manuel Franco, tras la visita llevada a cabo por jugadores, técnicos y directivos a ambas instituciones, quedando además pendiente una visita a la sede de la Junta de Castilla y León para ser recibidos por el presidente de la Comunidad, Alfonso Fernández Mañueco.

El final feliz de una buena historia
En el balcón del Ayuntamiento. / A.M.

Para este fin de semana han quedado en casa los momentos de despedida y reconocimientos que se iniciaron durante la comida compartida entre directivos, jugadores y colaboradores, que fueron posteriormente recibidos por el alcalde en la Casa Consistorial, saliendo al balcón para festejar la vuelta a Asobal con la multitud de vecinos que se concentraron en la Plaza Mayor, y finalizar la fiesta con un concierto a cargo de la banda de los ‘Mansos' para, en la mañana del domingo, jugar varios partidos de ‘viejas glorias' tanto en la categoría masculina como femenina.

LA EMOCIÓN DE LA DESPEDIDA

Hubo despedidas emocionantes como las dedicadas a los jugadores que se van a seguir aventura en otros clubes, como Alex Lodos, Aleix Toro, Nil Guiteras, Sergio Casares y Paco Bernabéu, este último tras cinco años de defender los colores del Nava. Los jugadores manifestaron la gran experiencia y la satisfacción de “pertenecer a un gran club y sentir el apoyo de la mejor afición de balonmano”. Las despedidas fueron especiales para Nico López, y más con las de Darío Ajo y el legendario capitán Carlos Villagrán, referencia navera en el equipo del Viveros Herol Nava, que tendrá continuidad navera con la presencia en el primer equipo de Óscar Marugán y Pablo Herranz.

El final feliz de una buena historia
Carlos Villagrán,, dirigiéndose a sus compañeros. / A.M.

Con esta nueva gesta de recuperar la élite del balonmano español se cierra una extraordinaria temporada con la ilusión de seguir disfrutando de la emoción en la cancha con los nuevos partidos en la Liga Asobal.