Publicidad

El deporte no profesional comienza a ver la luz al final del túnel después del principio de acuerdo al que llegaron el Consejo Superior de Deportes, las comunidades autónomas, las federaciones deportivas y el Comité Olímpico Español para establecer el ‘famoso’ protocolo para el retorno a las competiciones.

Y es que tras una primera nota emitida por el CSD el pasado martes en la que se anunciaba que no se podía cerrar el protocolo al no llegarse a un acuerdo con las comunidades y las federaciones generó una catarata de reacciones, varias de las cuales pidiendo la dimisión de la presidenta del Comité, Irene Lozano, lo que llevó a las partes a volver a reunirse en esta ocasión con el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes.

EL PROBLEMA DE LAS PCR

El principal escollo para llegar a un acuerdo era el de las pruebas PCR que debían hacerse los deportistas, y que el CSD consideraba fundamentales en el protocolo pero que tienen un coste es inasumible para los clubes, y las comunidades no estaban dispuestas a sufragar. El inconveniente se salvó con la propuesta de sacar adelante el protocolo con la salvedad de las pruebas PCR, tema que se tratará en instancias sanitarias, y que se prevé que quede reducido a test serológicos, y no en cada jornada.

 

La ‘patata caliente’ de la realización de las pruebas PCR a los deportistas se ha pasado a lo que decidan las autoridades sanitarias

 

De esta manera, el deporte no profesional ya tiene claras unas pautas mínimas para poder comenzar sus entrenamientos, aunque el inicio de las competiciones podría retrasarse hasta bien avanzado el mes de octubre, o incluso noviembre.

INICIANDO EL TRABAJO

De momento, y en lo que a los clubes segovianos se refiere, varios de ellos han iniciado los entrenamientos, como sucede con el CD Claret y el CD Base de baloncesto, mientras que otros están cerca de iniciar el trabajo, y los más se encuentran a la espera de ese protocolo, si bien ya han tenido que abonar el dinero de las fichas, puesto que las federaciones deportivas ya han hecho ‘caja’ aun sin saber si las competiciones federadas iban a poder disputarse, o no. Del porcentaje de la ficha cobrada y no disfrutada por los clubes en la pasada campaña que concluyó en marzo cuando lo normal era que terminara en los meses de mayo o junio, nada se sabe. Ni se sabrá.

UN MES PARA EL COMIENZO

Una vez que este borrador sea aprobado, deberá transcurrir un mes para el inicio de las competiciones oficiales no profesionales en España. El protocolo establece varias medidas a cumplir por clubes y federaciones, poniendo énfasis en la actuación que hay que llevar a cabo en el caso de aparecer un positivo por Covid-19.

Si se produce un caso positivo durante la competición, el afectado tendrá que ser aislado durante un mínimo de 10 días desde la toma de la muestra y siempre cuando no presente síntomas. Si las presenta tendrá que estar aislado durante tres días más, debiendo anunciar el positivo a las autoridades sanitarias correspondientes y a la Federación deportiva a la que corresponda.

Si ese ‘positivo’ hubiera tenido contacto estrecho con alguien, este también deberá estar 14 días aislado y será sometido a las mismas pruebas que el afectado. Se deberán desinfectas todas las instalaciones, y quedará en manos de la Federación la decisión sobre la continuidad de las competiciones.