Publicidad

El repunte de la pandemia está llevando a las instituciones a afrontar de manera distinta la vida cotidiana, y el deporte es una parte de ella. Mientras que ayuntamientos como el de Segovia capital han optado por abrir las instalaciones deportivas favoreciendo a los clubes el poder iniciar su actividad y apelando a la responsabilidad individual, en otras localidades se ‘tientan la ropa’ tratando de evitar que la segunda ola se convierta en el segundo tsunami de coronavirus que vuelva a obligar a un confinamiento.

Entre medias se encuentra la Junta de Castilla y León, que gracias a la Ley 3/2019, de 25 de febrero, de la Actividad Físico-Deportiva de Castilla y León, ostenta la competencia exclusiva en materia de promoción de la educación física, del deporte y del ocio, y especifica que el Programa de Deporte en Edad Escolar de Castilla y León estará constituido por los Juegos Escolares de Castilla y León y los Campeonatos Autonómicos de Edad de Castilla y León. Su aprobación y desarrollo reglamentario corresponderán a la Consejería competente en materia de deporte, que normalmente delega las fases provinciales en los ayuntamientos y diputaciones.

Pero la Junta, que es quien debe dar el pistoletazo de salida al deporte escolar en el curso 20/21, ha optado por el silencio a la hora de responder a la pregunta de cuándo comenzarán los escolares a practicar deporte, desoyendo (de momento) incluso la petición de varios ayuntamientos de que estableciera un protocolo o guía de uso específico para la práctica deportiva extraescolar en los centros educativos.

UNA RECOMENDACIÓN QUE MARCA EL CAMINO

Teniendo en cuenta que en el caso de Segovia son los ayuntamientos y la Diputación Provincial quienes contratan a los monitores para desarrollar las escuelas deportivas, este silencio de la institución ha sembrado bastantes dudas, y no pocos rumores, acerca de la posibilidad de que se aplace hasta enero el inicio del deporte escolar, y más cuando en los primeros días del presente mes la Junta recomendó a las familias que los niños no realizasen actividades extraescolares al señalar que “se evitarán en la medida de lo posible aquellas actividades extraescolares que supongan la realización de actividades físicas colectivas”.

En previsión de que este hecho se produzca, la Diputación ha enviado una carta a los distintos ayuntamientos de la provincia haciéndoles llegar esta posibilidad de que se aplace el deporte escolar, que cada día que pasa apunta a más cierta. Cosa distinta parece el deporte federado, con un protocolo específico creado por el Consejo Superior de Deportes junto a las federaciones deportivas y las comunidades autónomas. Pero en la nueva normalidad del Covid-19 no hay nada seguro.