27 2
Las jugadoras de El Cochinillo celebran su victoria./ SPORDEPORTE

El Cochinillo Segoviano logró en Salamanca su quinta victoria consecutiva en la Primera Femenina después de imponerse con claridad al Filipenses, colista de la clasificación que todavía no sabe lo que es ganar, en un encuentro que el conjunto de Sergio García-Muñoz dominó desde el primer minuto.
Y ese fue el cambio más grande que experimentó el equipo segoviano con respecto a los últimos compromisos. Una entrada fulgurante a la pista, con las jugadoras visitantes muy concentradas sobre la pista, dejó finiquitado el encuentro con un parcial estratosférico de 7-31.
A partir de ese momento El Cochinillo bajó un par de marchas y las locales sacaron la garra ante un rival que no estuvo tan acertado desde ese momento pero que llegó a estar con 40 puntos a su favor antes del paso por vestuarios.
El choque pasó en el segundo tiempo a ser un duelo en el que la seriedad de las visitantes, que estuvieron intensas en todo momento, aunque no tuvieron su mejor día en el porcentaje de tiro ponía el contrapunto a la valentía del Filipenses, que dio siempre la cara y pese a la renta en contra no se rindió en ningún momento, llegando a ganar la segunda mitad en el choque, pero sin llegar en ningún momento a poder competir por la victoria en el partido.