OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El Cochinillo Segoviano se reafirmó en la tercera plaza de la clasificación tras su victoria sobre el Universidad de Burgos Babieca por 65-57 en un encuentro que el equipo segoviano supo controlar desde los primeros minutos, logrando una buena ventaja antes del descanso que le permitió jugar con una mayor tranquilidad la recta final del encuentro. La intensidad defensiva del conjunto de Sergio García-Muñoz fue una de las claves del buen primer cuarto de El Cochinillo, que aprovechó esa intensidad para abrir una brecha de trece puntos dejando a su oponente en tan solo cuatro anotados en siete minutos. El segundo cuarto se inició con un triple de Irene Llanos que marcó las intenciones del equipo local, que superaba con una cierta comodidad la defensa en toda la pista del Universidad de Burgos, llegando con tiempo a las zonas ofensivas para montar un ataque que volvió a ser más que efectivo, abriendo unas diferencias que llegaron a ser de 22 puntos, que se quedaron en 18 con la llegada del descanso (40-22). Con una ventaja tan importante, era lógico que El Cochinillo bajara su intensidad en el reinicio del encuentro. Y así poco a poco el conjunto visitante fue metiéndose en el partido, aprovechando unos momentos de menor acierto de las jugadoras segovianas, que encajaron un parcial de 0-10, pasando del 48-30 a un inquietante 48-40 que auguraba un último cuarto más tenso de lo esperado. Y así fue, porque la Universidad de Burgos siguió apretando las diferencias hasta que a menos de cuatro minutos para el final el 57-52 dejaba la victoria en el aire. Pero un triple de Blanca Gómez volvió a dar un poco de aire a las segovianas, que supieron mantener la distancia hasta cerrar el encuentro con un triunfo bastante más trabajado de lo esperado por el buen hacer de los dos primeros cuartos./ JESÚS GÓMEZ CASADO

El Cochinillo Segoviano se reafirmó en la tercera plaza de la clasificación tras su victoria sobre el Universidad de Burgos Babieca por 65-57 en un encuentro que el equipo segoviano supo controlar desde los primeros minutos, logrando una buena ventaja antes del descanso que le permitió jugar con una mayor tranquilidad la recta final del encuentro.
La intensidad defensiva del conjunto de Sergio García-Muñoz fue una de las claves del buen primer cuarto de El Cochinillo, que aprovechó esa intensidad para abrir una brecha de trece puntos dejando a su oponente en tan solo cuatro anotados en siete minutos.
El segundo cuarto se inició con un triple de Irene Llanos que marcó las intenciones del equipo local, que superaba con una cierta comodidad la defensa en toda la pista del Universidad de Burgos, llegando con tiempo a las zonas ofensivas para montar un ataque que volvió a ser más que efectivo, abriendo unas diferencias que llegaron a ser de 22 puntos, que se quedaron en 18 con la llegada del descanso (40-22).
Con una ventaja tan importante, era lógico que El Cochinillo bajara su intensidad en el reinicio del encuentro. Y así poco a poco el conjunto visitante fue metiéndose en el partido, aprovechando unos momentos de menor acierto de las jugadoras segovianas, que encajaron un parcial de 0-10, pasando del 48-30 a un inquietante 48-40 que auguraba un último cuarto más tenso de lo esperado.
Y así fue, porque la Universidad de Burgos siguió apretando las diferencias hasta que a menos de cuatro minutos para el final el 57-52 dejaba la victoria en el aire. Pero un triple de Blanca Gómez volvió a dar un poco de aire a las segovianas, que supieron mantener la distancia hasta cerrar el encuentro con un triunfo bastante más trabajado de lo esperado por el buen hacer de los dos primeros cuartos.