28 2
Blanca Gómez sube el balón ante tres rivales./ MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ

El Cochinillo Segoviano firmó su tercera victoria consecutiva en la Primera Nacional Femenina tras imponerse por 56-46 a la Universidad de Salamanca en un encuentro igualado que el conjunto de Sergio García supo poner de su lado mediado el tercer cuarto, logrando en el tramo final del partido una ventaja que acabó siendo definitiva.
Llegaba la Universidad de Salamanca al pabellón Teodosio intentando hacerse fuerte por el centro de la zona con la presencia de Eva Rumes, pero el equipo charro prefirió jugar mucho más por fuera que por dentro, algo que siempre le viene mejor a un conjunto local que no destaca precisamente por la altura de sus jugadoras, pero sí por el espíritu combativo, sobre todo bajo canasta tratando de asegurar el rebote.
El encuentro tuvo no pocas imprecisiones puesto que ambos conjuntos apostaban por mantener un ritmo alto. Y en ese ritmo se movió mejor la Universidad de Salamanca en los primeros minutos, pero sin ventajas significativas que El Cochinillo supo dejar en nada con la llegada del descanso.
Ya en el tercer cuarto, unos minutos de defensa mucho más activa por parte de las segovianas les permitió tomar una cierta ventaja en el electrónico. Cerrando bien la zona e impidiendo que las jugadoras visitantes lograran canastas fáciles, las locales lograron entrar en los últimos diez minutos con una ventaja de seis puntos (45-39), que agrandó hasta los nueve Bea Santiuste con un triple iniciado el último período.
A partir de ese momento todo fue un quiero y no puedo por parte de la Universidad de Salamanca, que se estrelló una y otra vez ante la defensa muy activa de El Cochinillo que, si bien es cierto que no jugó con la ansiedad de su oponente y precipitó alguno de sus ataques, en cuanto Sergio García pidió tiempo muerto y aleccionó a sus jugadoras a tres minutos para el final, ya no hubo más complicaciones para conseguir otra valiosa victoria.