Publicidad

Desde que Marian Rueda entró en el cargo de concejal de Deportes allá por el año 2015, uno de los objetivos que se propuso fue el de conseguir normalizar las relaciones entre los clubes de atletismo segovianos, o entre ellos y el Consistorio, intentando que las profundas divisiones que existían se vieran mejoradas. El paso del tiempo puede haber puesto algún punto de sutura en determinadas heridas (aunque sigue haciendo daño a la vista el empeño en hacer aparecer el nombre de ‘San Silvestre’ en el cartel de la Carrera Fin de Año a costa de mentar un santoral que jamás se ha mencionado en ningún otro cartel) pero en otras cuestiones el IMD ha tenido que tomar directamente cartas en el asunto para intentar poner coto a determinados agravios a la hora de conceder el dinero público a los atletas segovianos.

El Centro de Especialización Técnica de Atletismo es una de estas cuestiones. Aunque desde el primer año de su mandato, la concejal intentó hacer algunas modificaciones en las bases de la convocatoria, el hecho de que el CAS-Ciudad de Segovia fuera quien lo gestionara en base a un contrato por cuatro años firmado por el anterior concejal de Deportes limitaba mucho su capacidad de acción, y ponía al resto de clubes de Segovia en la disyuntiva de aceptar que sus atletas pasaran a ser entrenados por técnicos del CETA, o directamente no optar a las ayudas. Los casos de Antonio Tabanera, uno de los mejores vallistas de España, o Águeda Muñoz Marqués, que se codea con las mejores atletas sub-23 de Europa en el mediofondo, son dos de los más destacados.

CONTANDO CON LA FEDERACIÓN

Terminado ese contrato, el Instituto Municipal de Deportes expresó su deseo de continuar apoyando a los atletas, pero con un nuevo formato, en una decisión que contó con el apoyo unánime de toda la Junta del IMD, y en el que se tiene muy presente a la Federación Territorial de Atletismo. Así, el Boletín Oficial de la Provincia publicó las bases reguladoras de lo que será el Centro de Tecnificación del Atletismo Segoviano (CTA-Segovia), que con una cuantía de 18.000 euros con cargo a los presupuestos del IMD, establecerá tres niveles de ayudas para un total de 15 atletas, el nivel 1, con una dotación de 1.500 euros por atleta, el 2 que tendrá 1.200 euros, y el 3 con una dotación de 900 euros, teniendo en cuenta que el atleta deberá destinar a honorarios de su entrenador al menos un tercio de la cantidad subvencionada.

 

La cuantía de las ayudas será de 18.000 euros, y se establecen tres niveles para su concesión

Los destinatarios de estas ayudas serán atletas de categoría cadete (sub-16) a promesa (sub-23) que estén empadronados en Segovia capital, cuenten con la correspondiente licencia federativa, y estén preparado por un entrenador con titulación o diploma de entrenador nacional, técnico deportivo superior en atletismo, o monitor nacional de Atletismo por la RFEA, quien deberá también contar con la correspondiente licencia federativa de atletismo, y será elegido por el propio atleta.

Las solicitudes, que deben ser presentadas en un plazo de 20 días hábiles desde la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia que se produjo el lunes, serán valoradas por un comité técnico, que estará compuesto por el coordinador del Instituto Municipal de Deportes, y un responsable técnico que designará la junta rectora del IMD a propuesta de la Federación de Atletismo de Castilla y León, que deberá ser un técnico deportivo superior en atletismo. Además, contará con un responsable adjunto, también elegido por el IMD a propuesta de la Federación, y varios responsables de cada especialidad, directamente nombrados por el ente federativo.

OTRA OPCIÓN PARA LA RESIDENCIA DE DEPORTISTAS

Otro de los proyectos de la Concejalía de Deportes pasaba por crear una residencia para deportistas, aunque para ello Marian Rueda siempre ha pretendido ir de la mano de la Diputación Provincial, institución que en algún momento ha valorado la posibilidad de crearla en Residencia Juan Pablo II que se sitúa en la carretera de Soria.

El IMD estudia otra posibilidad, como es la de poder abrir esa residencia para deportistas en lo que ya es una residencia, pero destinada a religiosas, que regentan las Misioneras de Acción Parroquial, comúnmente llamadas ‘Carboneras’ en la carretera de Palazuelos, al lado de la Ciudad Deportiva de La Albuera, en lo que sin duda sería un lugar privilegiado por su cercanía al epicentro del deporte al aire libre en Segovia. “Sería el lugar ideal”, señaló Marian Rueda, “pero tendríamos que hablar con las religiosas a nivel institucional, y me gustaría que fuéramos de manera conjunta con la Diputación a tratar este asunto con ellas”.