El entrenador del CD Segosala, Ángel Zamora, da instrucciones a sus jugadores, durante un encuentro. / KAMARERO
Publicidad

El CD Segosala sube a Segunda División B de manera directa. El conjunto de Ángel Zamora recibió la confirmación del ascenso por parte de la Federación, después de varios días de dudas sobre si tendría que jugar o no el play-off ‘exprés’.

Según el dossier informativo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), organismo de la que depende esta competición de fútbol sala, sobre el play-off hay 20 plazas de ascenso que disputarán los dos primeros clasificados de cada Federación de ámbito autonómico, exceptuando las de Ceuta, Melilla, Cantabria, Castilla y León, Islas Baleares y Navarra, que tienen clasificado al primer equipo y Galicia donde clasifican los cuatro primeros equipos. Las otras dos plazas de ascenso corresponderán a los equipos clasificados en primer lugar en cada uno de los dos grupos de Islas Canarias.

Con vistas a jugar el fin de semana del 18 de julio, el emparejamiento del Segosala fue el primero de Cantabria, el CD Setién Herrá, pero al no inscribirse optaba directamente al ascenso. En la misma posición se encontró el campeón balear, el Atlético Ciudad de Ibiza, cuyo contrincante, el campeón de Navarra, tampoco se apuntó para jugar la eliminatoria. Ante esta situación, se fijó una eliminatoria final entre el plantel segoviano y el ibicenco a partido único en el pabellón Pedro Delgado -al tener mejor coeficiente-.

Ambos conjuntos, ante la incógnita de si tendrían que jugar, emitieron un escrito a la Federación Española de Futbol (RFEF), con el fin de dilucidar su posición. De hecho, el Segosala, que previamente ya se había sometido a los test serológicos, dejó de entrenar hasta que se llegará a una decisión, puesto que, además de correr riesgos por la situación de Covid-19, los componentes de su plantilla no son profesionales y muchos tienen que cumplir con sus asuntos laborales. Finalmente, la Federación confirmó el ascenso directo de ambos equipos a la categoría de bronce del fútbol sala nacional.

Temporada larga para el cuadro de Zamora, que ha tenido que esperar cuatro meses para conocer el desenlace de una campaña para enmarcar. Los segovianos ganaron todos los partidos que jugaron, menos dos (un empate y una derrota). Los buenos números cosechados le llevaron a ostentar el liderato durante prácticamente todo el curso, pero en el momento en el que se detuvo la competición -jornada 17- era segundo con un punto menos y un encuentro menos que el FS Salamanca. Una vez que se dieron por finalizadas las ligas regulares, prevaleció el coeficiente del mejor clasificado, lo que le llevó al Segosala a ser campeón del grupo de Castilla y León de Tercera y consiguientemente a ganarse el derecho de disputar la fase de ascenso a Segunda B.