futbol la granja 1
Barbudo controla el balón ante la presión de un jugador de la Arandina./ KAMARERO

El CD La Granja se merecía una buena alegría después de varios encuentros en los que el conjunto segoviano, pese a ser tan competitivo como el oponente de turno, se había marchado de vacío. En el campo de El Montecillo el conjunto de Ricardo de Andrés refrendó con un punto las buenas sensaciones que había ofrecido en partidos anteriores, sumando un punto después de levantar el 2-0 con el que la Arandina se colocó en los primeros minutos de la segunda parte.

El encuentro se planteaba complicado, como lo son siempre las citas intersemanales, y más ante un rival al alza. La Arandina buscó desde el principio hacerse con el control del centro del campo, pero La Granja no se limitó a encerrarse en su parcela de juego ni mucho menos.

De hecho, una de las primeras oportunidades claras del encuentro fue para los visitantes, en un mano a mano de Ayoub ante el cancerbero de los ribereños en una jugada de ataque muy bien trenzada por parte de la ofensiva segoviana. Maxi le ganó la partida al delantero visitante.

Por parte local, peligro en las acciones a balón parado y en un buen remate de Alejandro Díez que acababa sacando el cancerbero Erik Santiago en una buena intervención. La respuesta de La Granja volvió a llevar mucho peligro en una jugada donde el rechace de la defensa local le acababa cayendo a Peli, que no pudo rematar a gol. Pero los segovianos le estaban metiendo el miedo en el cuerpo a uno de los gallitos del grupo.

Igualdad hasta el descanso

Eso sí, en el centro del campo la Arandina trataba de trazar buenas acciones abriendo el juego a las bandas para tratar de superar el sólido entramado defensivo dispuesto por Ricardo de Andrés, y que mantuvo a raya al ataque de los burgaleses llegándose al intermedio con el cero a cero.

Pero el segundo período trajo malas noticias para La Granja. Nada más reanudarse el encuentro, una ataque de los locales por el costado derecho acababa en centro al área que el central Barbu, que acababa de entrar al encuentro, introducía en su propia meta al tratar de despejar el esférico.

Esta acción de mala fortuna dejó tocado al conjunto segoviano durante unos minutos, lo que aprovechó la Arandina para asediar el marco de Erik en busca de un segundo tanto. Tuvo una buena oportunidad Yakovlev, pero al final fue Santín el que ampliaba las diferencias antes de llegarse al cuarto de hora.

Hasta el final hubo partido

Parecía el partido bastante resuelto ya para los ribereños, pero La Granja reaccionó como los grandes. El equipo adelantó sus líneas, le quitó la pelota a la Arandina y comenzó a acercarse a las inmediaciones del marco local. Así, Peli no tardaba en hacer el dos a uno, una de las jugadas claves del encuentro.

Y es que esa diana metió a los locales atrás, ya que ahora el asedio era segoviano y no tardó Miguel Hernández en conectar un preciso remate a las mallas que devolvía el equilibrio al marcador. Muy buenos minutos de juego del conjunto visitante, que incluso tuvo algún acercamiento para hacer el tercero, sin fortuna.

También la Arandina quiso apretar en busca del tres a dos, pero los visitantes se defendieron con orden. La segunda amarilla a Velasco dejaba al equipo en inferioridad, pero por fortuna apenas quedaba tiempo y ya no hubo más situaciones de riesgo pese a los balones bombeados a la desesperada por el ataque blanquiazul en busca de algún remate o segunda jugada, acabando el encuentro con ese valioso empate a dos para los visitantes.

Ricardo de Andrés

A la conclusión del encuentro, el técnico visitante Ricardo de Andrés destacaba que “para nosotros un partido entre semana siempre es complicado. Los jugadores han de cambiar sus turnos laborales y es difícil gestionar estas situaciones, y más en un desplazamiento complicado como era venir al Montecillo para jugar ante la Arandina en su feudo. Pero ya en el primer periodo le hemos competido de tú a tú a un rival tan poderoso como la Arandina. Un mal inicio de la segunda parte nos ha costado vernos con ese dos a cero en contra nuestra, pero hemos reaccionado muy bien. Los chicos han sacado el orgullo y han sido muy competitivos. Hemos reaccionado muy bien en una situación adversa y es un punto muy importante”.