La derrota del CD La Granja en San Amaro frente al Bupolsa trajo más consecuencias clasificatorias que la pérdida de los tres puntos para el equipo granjeño, puesto que de manera matemática se verá abocado a jugar la segunda fase dentro del grupo 3.

Con nueve puntos todavía en juego antes de que se inicie la segunda fase, el conjunto que entrena Ricardo de Andrés tiene un final de la primera fase muy complicada con los partidos frente al Real Ávila, Burgos Promesas y Gimnástica Segoviana, y necesita sumar los máximos puntos posibles teniendo en cuenta que los condicionantes de la segunda fase en el grupo por la permanencia son extraordinariamente exigentes.

Y es que según las bases de competición, en este grupo por la permanencia que compondrán once equipos, tan solo cuatro conseguirán mantenerse en la Tercera División. El CD La Granja está en disposición de competir por una de esas cuatro plazas por la permanencia, pero necesita sumar un buen número de puntos para elevar su coeficiente y poder pelear por los puestos con los equipos del grupo A.