26 2
Dani Pérez, durante el encuentro ante el Atlético Valladolid./ AMADOR MARUGÁN

Pese a que hay una moderada satisfacción en el seno del Viveros Herol Nava por aquello de que el equipo se mantiene razonablemente alejado de los puestos de promoción y descenso, el equipo segoviano considera de importancia máxima el encuentro que el próximo domingo, a las doce y media de la mañana, disputará en el pabellón Guerrer@s Naver@s frente al Puente Genil, conjunto que le precede en la clasificación con tan sólo un punto más que el conjunto de Álvaro Senovilla.
Por ello, y porque la falta de eficacia fuera de casa se convierte en fortaleza como local, el BM Nava trabaja duro con el fin de que poder conseguir dos puntos que serían capitales de cara a llegar al final de la primera vuelta en números de permanencia. Sin embargo, un contratiempo en forma de lesión ha venido a afectar al conjunto segoviano.
Dani Pérez que estaba siendo uno de los jugadores más en forma del equipo sufrió un pinchazo muscular en el entrenamiento previo al partido ante el Logroño que le impidió ayudar al equipo en el Palacio de los Deportes de La Rioja, y no será fácil que llegue a tiempo para echar una mano frente al Puente Genil. Esa fue la razón por la que Óscar Marugán disputó los sesenta minutos de encuentro en el extremo izquierdo, y lo volverá a hacer el domingo salvo que el vallisoletano se recupere a tiempo de su problema muscular, algo que no parece muy probable, aunque no imposible.