El bien común

El CD La Granja ofrece esta temporada garantías más sólidas que las de pasados ejercicios. Acomodado en zona tranquila de la tabla en esta campaña tan atípica, el equipo de Ricardo de Andrés alimenta el debate de la falta de pegada, lo que no deja de ser sinónimo de tener capacidad para generar ocasiones, aunque no las culmine. Mucho peor sería no chutar a puerta, como sucediera no hace mucho.

El descenso a Regional sería un paso atrás de terribles consecuencias. Con la reestructuración diseñada por las mentes pensantes del fútbol patrio y que entra en vigor la campaña venidera, quedarse en Tercera es como disputar la Regional, y bajar… una ruina mayor. El primer interesado en no perder la categoría es el propio club granjeño, pero habría otro gran beneficiado: la Gimnástica Segoviana. A la Sego le vendría muy bien un equipo en una categoría inmediatamente posterior para dar salida de calidad a jugadores de primer año y dotar de experiencia a futbolistas en progresión necesitados de minutos. La sintonía actual entre ambos clubes es la ideal para fomentar una asociación tan beneficiosa para ambas partes, y ahora solo queda que los azulgrana promocionen al fútbol profesional y que los granjeños retengan su plaza en la Tercera.

El 10 de enero ambos equipos miden sus fuerzas en La Albuera en un envite sin urgencias. Los de Manu buscan la ‘vuelta perfecta’ con pleno de victorias y los de Ricar quieren sumar en un campo en el que suelen salir vapuleados, por lo que tienen poco que perder. Veremos un partido entretenido para empezar un año que por fuerza tiene que ser mejor que el anterior.