Publicidad

El Palacio de los Deportes de Huesca será el escenario donde el Viveros Herol Balonmano Nava cerrará la primera vuelta de la Liga Asobal, amén de un histórico año 2019, el del debut en la máxima categoría del balonmano español.

Y lo hará con un partido que a principio de temporada estaba señalado en rojo en el calendario del equipo navero, y que no ha perdido ni un ápice de ese color con el paso de las jornadas. Aunque el Bada Huesca posee una plantilla para mantenerse con una cierta solvencia en la Asobal, el conjunto oscense aparecía como uno de los posibles rivales del Balonmano Nava por la permanencia, y por ello los duelos directos se antojaban como muy importantes.

Catorce jornadas después, el Viveros Herol se encuentra fuera de los puestos de descenso, y el Bada aparece como colista de la clasificación con seis puntos, todos ellos conseguidos en su cancha, y acumulando cinco derrotas consecutivas, la última de ellas en la cancha de un Cangas que ha cogido algo de aire (tampoco mucho) tras los dos puntos sumados.

DEFENSA… PERO TAMBIÉN ATAQUE

Después de tres partidos consecutivos sin puntuar, el conjunto segoviano sigue en disposición de poner mucha tierra de por medio con respecto al descenso. La igualdad en la competición es tanta que dos victorias consecutivas pueden disparar a un equipo en la clasificación, y Nava cerraría una primera vuelta de cine si lograra terminarla con doce puntos en lugar de los diez que ahora tiene, y que representan todo un tesoro teniendo en cuenta que la permanencia puede situarse en el entorno de los veinte puntos.

Mejorar la producción ofensiva se ha convertido en una de las prioridades para el Viveros Herol Nava. No pasar de los 20 goles ante una defensa como la del Bidasoa puede incluso entrar dentro de la normalidad teniendo en cuenta la calidad defensiva del conjunto irundarra, pero quedarse en 22 frente al Anaitasuna es una cifra muy baja, y salvo que el equipo defienda de manera extraordinaria, ni mucho menos ese número de tantos es sinónimo de victoria en Huesca, frente a un oponente que tiene alternativas ofensivas más que válidas.

En principio, todos los jugadores están en disposición de ser convocados. Andrés Alonso, que estuvo en el banquillo ante el Bidasoa aunque sin participar en el juego, parece recuperado de sus problemas de espalda, y si puede ayudar al 6:0 defensivo, su aportación será más que bienvenida. Aunque el cansancio acumulado es mucho después de tres intensos partidos en apenas diez días, el equipo está preparado, y quiere seguir siendo competitivo en un encuentro que tiene un valor superior al de los dos puntos en juego.

EL ANÁLISIS DE CÉSAR R. CABRILLO

El BM Nava cierra la primera vuelta del campeonato liguero con su visita al Bada Huesca, colista de clasificación, pero con un hambre y una plantilla de gran calidad a la que los resultados no están acompañando. Mientras que los naveros deben ganar para poner tierra de por medio respecto a un rival en descenso, los oscenses deben ganar para meter presión a todos los equipos que tiene por encima.

El conjunto de Dani Gordo necesita recuperar sensaciones en ataque, después de unos partidos en los que se le ha visto muy atascado, por ello se hace necesario volver a ver la mejor imagen ofensiva del equipo, aunque es evidente que Cuenca no se lo pondrá nada sencillo ya que las tres victorias con las que cuenta han sido obtenidas en su feudo y la situación clasificatoria no le hace un rival propicio para seguir con el atasco.

Ofensivamente el Bada Huesca de Nolasco cuenta con varias variantes con las que encontrar las cosquillas a la defensa navera. Sergio Pérez es el timonel de este equipo; jugador dinámico, que aprovecha el cambio de ritmo para superar a su par y penetrar con facilidad. Filipe Mota añade, además, lanzamiento desde el central y capacidad para decidir desde los laterales.

Precisamente ahí aparecen Radovan Ostojic y Marcelo Fuentes, los cañoreros del conjunto oscense. El serbio tiene facilidad para el gol gracias a su disparo desde cualquier posición. Con calidad para sorprender desde fuera y en apoyo; igual que el propio Fuentes que tiene brazo para superar a la defensa con su lanzamiento en suspensión.

Los extremos de Huesca son puñales al contraataque y certeros en posicional. Adrià Pérez, Gerard Carmona, Oier García y, sobre todo, Enrique Camas tienen una importancia supina en la anotación de los oscenses. Este último todavía no ha fallado ni un solo lanzamiento en contra en lo que va de temporada.

En el pivote es donde Nolasco tiene más versatilidad, lo que le permite muchas variantes en ataque con un pivote grande, otro bloqueador y otro capaz de crear espacios y coger todas las bolas.

Bada Huesca se sustenta bastante de sus lanzadores, pero sobre todo de su defensa. Si logran plantarse en un buen 6:0 con Asier Nieto erigiéndose como mariscal, Nava deberá estar muy atento al repliegue porque el conjunto oscense se encuentra muy cómodo y tiene muy entrenadas las transiciones en primera y segunda oleada.

Grosso modo, si los de Dani Gordo quieren irse con dos puntos más al parón navideño deberán no dejar lanzar cómodos a los laterales oscenses, y tener un repliegue en caso de pérdida o parada, amén de conseguir soltarse en ataque de nuevo.