baloncesto cantera 01
Los jugadores seleccionados por Segovia que acudieron a Ávila para jugar unos amistosos. / DELEGACIÓN SEGOVIANA DE BALONCESTO

La generación 2010, seleccionada tras varias jornadas de entrenamiento disputó encuentro oficial frente a las plantillas masculina y femenina de Ávila, una jornada que ofreció muy buenas conclusiones y resultados.

La selección masculina de Segovia a pesar de que dio juego a catorce jugadores impuso un ritmo de juego alto, con rapidez en ataque, moviendo el balón con entusiasmo y buen juego en equipo así como muy serios en defensa, su intensidad les llevó a la victoria en un partido que suma ilusión, motivación y un excelente grupo de trabajo.

La selección femenina que sumó hasta quince jugadoras se enfrentó a un combinado de jugadoras del Programa Regional de Detección 2010 y 2009. Se notó la experiencia de las más mayores del equipo abulense que marcaron el ritmo ofensivo visitante pero las locales demostraron calidad, ritmo, cultura de esfuerzo, trabajo en equipo y desarrollaron un juego que fue de menos a más para terminar un partido que aunque no se resolvió con victoria si desprendió buenas conclusiones y pone los cimientos de un excelente grupo que sumará ilusión y talento al basket femenino, compuesto por niños y niñas de todos los clubes y colegios de Segovia (Aneja, Diego de Colmenares, La Lastrilla, Independiente, Cuellar, Claret y Saltamontes).

Los protagonistas

Las componentes de la Selección femenina fueron María Vázquez, Lucía Muñoz, María Granda, Elena Antolín, Edurne Tabanera, Valeria de Pablo, Danae Tabuenca, Cayetana Gómez, Marta Gil, Irene Manzanas, Irene Mirón, Sofía Herranz, Cayetana Rincón, Martina López y Vera Yagüe.

Los componentes de la selección masculina fueron Pablo San Isidro, Mateo de Frutos, Alejandro Alvarado, Mario Higuera, Nicolás Hernando, Bruno Pacheco, Luis Jerónimo, David Velasco, Pablo García, Alejandro Viejo, Omar Bermejo, Pablo Plaza, Diego Bermejo y Rodrigo Martín.

Los chicos y chicas volvieron a competir en el siguiente fin de semana para cerrar una temporada en la que un ‘imposible’ más, ha sido posible gracias a la colaboración de técnicos, jugadores, clubes y colegios, familias, árbitros y federación, un trabajo en equipo que propone iniciativas que ilusionen y cuyo objetivo es proponer oportunidades de mejora técnica pero sobre todo de crecer en valores y compartir la pasión por el baloncesto.