Miguel Pérez trata de evitar que el balón salga fuera durante el encuentro jugado por el Claret ante La Flecha. / N. LLORENTE
Publicidad

No hubo margen para la sorpresa en la visita del Club Deportivo Claret a la cancha del máximo favorito para lograr la victoria en la Copa de Castilla y León, el Agustinos Leclerc, en la semifinal del torneo copero a la que acudió el conjunto segoviano con la esperanza de dar la campanada, o por lo menos poner en dificultades al equipo leonés, que cuenta con una plantilla compensada que sabe imponer el ritmo que más le conviene, y que tiene jugadores a los que no les tiembla la mano en los momentos importantes.

Y hasta el descanso parecía que el equipo segoviano iba a estar en disposición de competir el partido hasta el final, puesto que al descanso se llegó con el 37-27 para el conjunto morado, después de unos dos primeros cuartos bastante igualados, en los que un mayor acierto en sus acciones cerca del aro permitió a los leoneses abrir un pequeño hueco en el electrónico, mientras que los visitantes se sujetaban en el marcador gracias a acciones de buena calidad que ponían el partido dentro de unas distancias aceptables.

Pero un parcial de 14-0 mediado el tercer cuarto, que llevó el marcador hasta el 53-29, abrió una brecha imposible de superar para los claretianos. El intento de Diego Pascual de refugiar a su equipo en una zona 2-3 no solo no tuvo el efecto deseado, sino que vino a poner aún más en órbita a los locales,, que con un triple y dos jugadas de canasta más adicional que terminaron de romper el partido, elevando la distancia hasta el 65-37 al final del tercer cuarto.

ASPECTOS A MEJORAR

Los últimos diez minutos de encuentro fueron un quiero y no puedo para los verdes, que volvieron a recaer en sus pecados habituales, con un el rebote y un balance defensivo mejorables, y un número demasiado alto de pérdidas de balón y de faltas personales.

El jugador más destacado del choque fue Domínguez, que con sus 27 puntos, 15 de ellos desde más allá del arco de 3 puntos, fueron demasiado para las distintas defensas planteadas por el Claret. Por parte de los segovianos no hubo un jugador destacado, intentando un juego más coral tanto en ataque como en defensa que, en esta ocasión, no dio resultado. Pese a ello, la actuación del equipo en este torneo ha estado a la altura de lo esperado, y el margen de mejora de cara a la competición regular sigue siendo amplio.