d5-1kama_Baloncesto-Femenino-Unami-Agustinos_KAM1001
La jugadora del Alhambra Unami Miriam Rollán dispara a canasta ante la presión de una rival. / KAMARERO
Publicidad

El Alhambra Unami llega al final de su temporada con un completo y exigente fin de semana. En menos de 24 horas se medirá en dos ocasiones al Sondeos del Norte Maristas de A Coruña, líder destacado entre los ocho equipos que componen la segunda fase por el ascenso a Liga Femenina 2. El conjunto de Alicia Alonso es quinto, por detrás del Tirso Igualatorio de Santander -segundo-, la Universidad de Salamanca -tercero- y el Herbalife Santa Marta de Tormes -cuarto-. Le separa un punto de este último equipo, aunque el cuadro salmantino tiene ganado el factor cancha.

El primero de los choques que le quedan al plantel segoviano será esta tarde en tierras gallegas en el pabellón Colexio Maristas a las 18.00 horas. Una vez que termine el enfrentamiento, el Alhambra volverá a recorrer los más de 500 kilómetros que separan A Coruña de Segovia para recibir al mismo rival en el Emperador Teodosio mañana, domingo, a las 17.00 horas. Este último partido corresponde a la jornada 10, que en su día tuvo que ser aplazado.

La mala noticia para estos dos asaltos son las sensibles bajas de la alero María del Mar Fernández Cueto y la pívot Paula Guijo. La primera continúa con sus problemas de rodilla tras el encuentro frente al Pío XII de Santiago de hace dos semanas y, aunque no entrenó la pasada semana con vistas a estos compromisos, la evolución no ha sido favorable y vuelve a ser una importante ausencia para la convocatoria de Alonso. Con dos jugadoras menos del primer equipo, el Unami viaja con las cuatro restantes componentes de la plantilla –Melisa Correa, Miriam Rollán, Lidia Bacallado y la capitana Cristina del Campo– y la ayuda de las integrantes del cuadro junior, que cada jornada han ido adquiriendo mayor protagonismo.