Dos goles en dos momentos clave del partido, uno al final de la primera mitad y otro al poco de iniciarse la segunda, dieron el triunfo al CD La Granja ante la UD Santa Marta. Un triunfo, por otra parte, merecido, ya que los locales dominaron el encuentro en la primera mitad y generaron más llegadas que su rival. Y luego, en la segunda, con el 2-0 en el marcador, los segovianos supieron manejar el partido a la perfección, defendiendo con orden y cortando cualquier posible vía de penetración a un Santa Marta que se iba desesperando con el paso de los minutos y que apenas inquietó la portería de Lorenzo.
CD La Granja y UD Santa Marta disputaban ayer el encuentro aplazado correspondiente a la segunda jornada de esta segunda fase del campeonato.

Un encuentro importante para los salmantinos, pero aún mas para los locales, que necesitaban ganar para acercarse a la zona alta de la tabla y poner tierra de por medio con sus perseguidores. Lo sabían los segovianos, que salieron a por todas al terreno de juego y no tardaron en hacerse dueños del balón y disponer de su primera ocasión en el minuto 3 con un balón al palo. El Santa Marta, por su parte, optó de inicio por asentarse en el campo y tantear al rival. Los salmantinos, bien plantados, dificultaban las transiciones de los locales, pero el Santa Marta trataba poco a poco de ir ganando metros, aunque lo cierto es que, pese a su dominio, los locales apenas conseguían generar acciones de verdadero peligro ante la portería contraria.

Poco a poco el Santa Marta trató de disputarle el balón al rival y el encuentro se igualó, volviéndose de ida y vuelta, aunque eso permitió que los segovianos encontrasen más espacios en la zaga visitante y en el minuto 14 llegaba una nueva ocasión clara para el CD La Granja, con una buena combinación en la que el balón le llegaba a Ibrahim, que remata muy forzado al segundo palo, donde el meta visitante consiguió llegar para atajar el balón.

La réplica de los visitantes no se hizo esperar y en el minuto 17 los salmantinos recuperaban un balón en el centro del campo para hacer un centro preciso a Aarón, que remataba de primeras, demasiado alto.

Sin embargo, esa acción visitante se quedó en una acción aislada. La Granja no tardó en recuperar el control del balón y cada vez merodeaba con más peligro la portería defendida por Félix, abriendo bien el juego y llegando, sobre todo, por la banda derecha. Lo que no conseguían los locales era superar, en última instancia, a Miguel y Yago, que una y otra vez cortaban las internadas de los locales.

Pese a todo, no se rendía el equipo local, que al borde del descanso conseguía por fin adelantarse en el marcador detrás una buena presión, con pasea banda izquierda que finalizaba bien Ibrahim.

Y si la primera mitad acabó bien para los segovianos, la segunda no pudo empezar mejor, con un gol de Gabri casi desde el punto de penalti que daba tranquilidad a los locales y hacía justicia al dominio que habían tenido hasta entonces en el partido.

Movía el banquillo el técnico de la UD Santa Marta en busca de revulsivos y daba entrada a More, Mario y Tomi. Pero el equipo local se había replegado bien tras conseguir el segundo tanto. El CD La Granja defendía con orden y apenas dejaba maniobrar a los salmantinos, que lo intentaron de todas las maneras posibles, pero que no conseguían en ningún momento circular el balón con fluidez.

Lo probaban por dentro los visitantes, pero la zaga local no daba tregua. Tampoco con balones largos buscando a Montes conseguía la UD Santa Marta generar peligro en el área local y los minutos iban pasando.

Mientras, el CD La Granja había renunciado casi por completo al ataque. Los locales habían cedido el balón a su rival y se mantenían replegados, evitando sufrimientos y sin asumir riesgos ante un Santa Marta que cada vez se ponía más nervioso, comenzaba a cometer muchos fallos, se mostraba muy impreciso en los pases, y el reloj corría a favor de los segovianos, que cada vez veían más cerca el triunfo.

Incluso conseguía el CD La Granja marcar el tercero en el 80, aunque el colegiado anulaba el tanto y expulsaba a su autor, Dani Blanco por protestar. A partir de ahí apretaron los visitantes, que conseguían generar una ocasión clara en uno de esos balones que habían intentado a hacer llegar a Montes antes sin éxito, pero el remate del jugador visitante lo controlaba Lorenzo sin demasiados problemas.

No hubo más. El Santa Marta siguió intentándolo, pero el equipo local no mostró fisuras atrás y aguantó bien hasta el pitido final para hacerse con un triunfo que le acerca a los puestos de salvación y recarga su fe para conseguirla.