Los jugadores del Unami CP celebran un gol, en un partido disputado en La Albuera esta temporada. / NEREA LLORENTE
Publicidad

“Veo difícil que se retomen las competiciones”. Son las impresiones del entrenador del Unami CP, Diego Yepes, en pleno parón por el coronavirus. “Ahora lo más importante es la salud de las personas y los asuntos deportivos quedan en segundo plano”, señala; y continúa: “Tiene más gravedad de la que le hemos dado en un principio. Esta muriendo mucha gente y hay que dar prioridad a la sociedad por encima del fútbol: no me hago la idea de volver a entrenar”.

El técnico muestra su preocupación desde Valladolid, donde se encuentra pasando el confinamiento. Aun así ha realizado un cuadrante de ejercicios, junto a su cuerpo técnico, para que los jugadores continúen ejercitándose. “Intentamos ponerle una sonrisa a esta situación y los chicos, que son muy profesionales, siguen entrenando de manera individual”, reconoce.

La plantilla se encuentra en un proceso de readaptación después de firmar una gran primera vuelta, llegando incluso a liderar el Grupo A de la Regional, pero en la que sufrió un importante bache al final en el que solo sumó un punto en cinco jornadas. Esta racha negativa le costó el puesto a Javier Jadraque y llegó Yepes para tomar posesión en el banquillo. El balance del vallisoletano al mando del equipo es de tres victorias, un empate y una derrota. “Todos los cambios son difíciles de gestionar. Llevamos cinco partidos y, aunque el primero nos costó -contra el CD Calasanz en Soria (2-2)-, estamos haciendo buen fútbol. El mejor encuentro fue frente al líder, el Diocesanos, en Ávila, pero fue el peor resultado”, resume.

“Recuperar sensaciones”

Ahora el plantel segoviano es quinto con 45 puntos a 13 del primero y a ocho del segundo clasificado, la Cebrereña. “Nuestro principal objetivo es recuperar sensaciones”, asegura; y continúa explicando: “Tras una serie de enfrentamientos en los que no llegaban los resultados, corría el riesgo de que el grupo bajara la cabeza ante la falta de un aliciente. Ante esta situación, no queríamos que se diera una mala imagen; y nuestra función era la de reactivar a los jugadores”.

Para ello, el cuerpo técnico optó por “no mirar a la tabla para añadirnos mayor presión y ver hasta dónde podíamos llegar. De esta manera, hemos conseguido hacer un juego vistoso y enderezar el rumbo. Ahora nuestra intención es la de quedar lo más arriba posible y, si vuelve la competición, quizás podamos llegar con opciones de alcanzar la segunda plaza. Lo que hagan los demás, no depende de nosotros; por lo que tenemos que seguir sumando y apurar nuestras posibilidades”.

En cuanto al parón, comenta: “No nos viene bien a nadie, ya que frena nuestra progresión; pero lo primero es la salud de todos. No veo claro se reanude la liga pero, por el bien de todos, ojalá volvamos pronto a los terrenos de juego”.