Publicidad

Satisfecho del trabajo realizado por el club, y con ganas de iniciar la pretemporada el 16 de julio. Así se encuentra el nuevo técnico del Viveros Herol Nava, Diego Dorado, después de que la llegada al equipo del lituano Lukas Simenas dejara la plantilla prácticamente cerrada “y equilibrada en todas sus posiciones”.

En un primer vistazo a las incorporaciones del conjunto navero, destaca la presencia de grandes lanzadores exteriores, algo de lo que se resintió el equipo el año pasado, aunque el técnico prefiere no comparar plantillas, “porque la de la temporada 19/20 tenía muy buenos jugadores que aportaban mucho al equipo. Nosotros hemos incorporado lanzamiento exterior, pero sin olvidar que debíamos potenciar también otras líneas, siempre dentro de nuestras posibilidades económicas.

Comienzo el 16 de julio

Es indudable que con casi la mitad de la plantilla de reciente incorporación, el trabajo de pretemporada para ensamblar al equipo será fundamental, y por ello Diego Dorado pretende comenzar cuanto antes “porque tendremos que pasar un período de adaptación que nos va a llevar un tiempo”.

De esta manera, el cuerpo técnico quiere que el 16 de julio todos los jugadores del Viveros Herol Nava se presentarán en el pabellón con el fin de iniciar el trabajo “aunque ellos han venido haciendo un plan físico, siempre dentro de sus posibilidades, porque el estado de alarma ha impedido poder hacer los entrenamientos de la mejor forma posible”, así que el trabajo será intenso, pero cuidando que no aparezcan las lesiones “porque son casi cuatro meses parados, y eso es mucho tiempo”.

 

“Tendremos que pasar por un lógico período de adaptación. Habrá que tener paciencia”

 

La intención es que ese período de adaptación sea el mínimo posible, aunque el entrenador es consciente de que algunos jugadores necesitarán de un tiempo mayor, como puede ser el caso de Simenas, “con el que tendremos paciencia”, ya que el resto de los jugadores tienen experiencia de haber jugado en España.

Trabajo duro, la clave del éxito

“Me han comentado que el equipo asume bien el trabajo duro, y esa es una noticia excelente” afirma Dorado, que considera que “el trabajo duro es la clave del éxito” y no tardará en hacérselo ver a su plantilla “porque empezaremos con trabajo físico, pero también técnico y táctico”.

La intención del cuerpo técnico es clara con respecto al trabajo con la plantilla, pero siempre pendientes de la evolución de la pandemia “porque la salud siempre es lo primero. Confío en que para mediados de julio la situación continúe mejorando y podamos comenzar a hacer nuestro trabajo de la forma más normal posible, pero respetando siempre lo que se nos indique desde las autoridades sanitarias”, pone de manifiesto el entrenador del Viveros Herol.

 

“Quiero que el equipo se sienta capaz de ganar a cualquiera, pero siempre que esté
al cien por cien”

 

El éxito pasará la próxima temporada por lograr de nuevo la permanencia, “que no será sencillo porque esta temporada son cuatro los descensos”, aunque para el entrenador leonés su reto es otro “como es intentar ser regulares. Quiero que el equipo se sienta capaz de ganar a cualquier rival, aunque dejo fuera al Barça que está a otro nivel, pero también que sea consciente de que si no está al cien por cien, cualquiera nos podrá derrotar”.

Los candidatos habituales

El coronavirus ha ralentizado mucho el mercado de incorporaciones en el deporte en general y en el balonmano en particular, por lo que muchas de las plantilla no están cerradas. Pese a ello, Diego Dorado pone en la lista de candidatos a ocupar la zona alta de la tabla a los habituales además del Barça. “Ademar, Bidasoa, Logroño, Cuenca… serán los que estén arriba. Después creo que el resto de equipos estaremos en un margen de puntos relativamente corto. La Liga Asobal siempre ha estado muy igualada, y no hay que olvidar que en la pasada campaña la diferencia entre el último de la clasificación y el noveno puesto fue de muy pocos puntos”.

Además, no hay que olvidar que la temporada se presenta con un volumen mayor de partidos al haber dos conjuntos más en la máxima categoría, por lo que el técnico lo tiene claro: “Antes una competición tan igualada, y con una campaña más cargada de partidos que las anteriores, es evidente que todos los jugadores van a ser importantes”.