Los jugadores del Sinfín se abrazan tras ganar la fase de ascenso a Asobal en el pabellón Pedro Delgado. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Dos encuentros fuera de casa, más un fin de semana de parón liguero con motivo de los compromisos internacionales de la Selección Española, han dejado a Nava de la Asunción con casi un mes de vacío en lo que se refiere a balonmano de élite, que concluirá en la tarde de hoy, cuando a la cancha del nuevo pabellón municipal salten a la cancha el Viveros Herol Nava y el Sinfín Cántabro para dirimir la octava jornada de liga.

Para el aficionado navero, es imposible no hablar del equipo cántabro y no recordar la final de la fase de ascenso de la campaña 17/18 en el Pedro Delgado, en la que el Sinfín dejó con un buen disgusto al Viveros Herol Nava, retrasando una temporada el ascenso del equipo. Aún quedan un buen número de jugadores en el cuadro segoviano que recuerdan ese partido y no puede evitar un mohín de disgusto, aunque ya haya pasado un tiempo y ahora tanto naveros como santanderinos compartan categoría.

UN DESCANSO NECESARIO

Los días de descanso que concedió el cuerpo técnico a la plantilla fueron bien aprovechados para ‘cargas pilas’ después de varias semanas sin parar, con una exigente pretemporada y un no menos fuerte inicio de competición, así que el plantel reinició los entrenamientos con fuerza, y con los jugadores recuperados de algunos golpes lógicos a estas alturas de la temporada.

El Viveros Herol afronta el encuentro con el lógico respeto a un oponente que se ganó los galones de Asobal después de una gran campaña pasada, y que en la presente se muestra muy acertado en sus partidos como local, aunque en su faceta de visitante pueda bajar un poco el nivel. Como es habitual, el conjunto segoviano quiere fijarse en sí mismo, y alcanzar el nivel de competitividad suficiente como para llegar al tramo final del encuentro con opciones. Evitar en lo posible los duros contactos de una defensa como la que propone el cuadro de Rodrigo Reñones es una de las claves del encuentro, como lo será frenar a Nacho Valles, uno de los mejores centrales de la categoría que también puede ocupar la posición de lateral con evidente acierto.

El Sinfín abrirá un grupo de cuatro jornadas de máxima exigencia para el Balonmano Nava, ya que tras el encuentro de hoy, el equipo viajará a León para medirse al Ademar, y recibirá entre semana al FC Barcelona, cerrando este ciclo con el viaje hasta la cancha del Balonmano Benidorm. El ‘partido a partido’ resulta obligatorio para mantener siempre la tensión competitiva, pero poder llegar a jugar frente a los dos ‘cocos’ de la Liga Asobal con ocho puntos en lugar de los seis actuales proporcionaría todo un plus de tranquilidad. Fácil, lo que se dice fácil, no va a ser.

El análisis de César R. Cabrillo: irregular lejos de La Albericia

Se ha hecho larga la espera, pero la liga Asobal ya vuelve al pabellón de Nava de la Asunción con un partido de altos vuelos contra el Liberbank Cantabria Sinfín de Rodrigo Reñones, que mantiene la base con la que logró el ascenso, pero poco a poco ha ido rodeando a su equipo de jugadores de nivel que le permitió ser la revelación en la temporada 18-19, donde consiguió buena parte de los puntos necesarios para la salvación en una espectacular primera vuelta.

Reñones cuenta con una plantilla bastante completa en la que juventud de sus jugadores, pero muy experimentados ya, se une a un par de veteranos que dan el poso que se necesita en determinados minutos del partido. Uno de estos veteranos ocupa la portería, de donde nadie consigue sacarle de ahí. Mile Mijušković sigue siendo determinante con sus paradas y pase lo que pase Reñones confía en él para sacarle de apuros.
Es un equipo rocoso en defensa, que pega mucho y que trata de sacar de quicio al rival. Puede combinar el 6-0 con el 5-1, dependiendo si quiere arroparse atrás y evitar facilidades al lanzamiento exterior, o bien si quiere intentar robar balones.

En el ataque, la manija del juego la llevan dos jugadores de gran calidad como son Ander Torriko y Nacho Valles, quien puede convertirse en un auténtico dolor de muelas si se enchufa en el partido. El central madrileño es uno de los goleadores del equipo con 27 dianas y su capacidad de poder jugar también en el lateral le convierten en una doble amenaza; lanzador y fintador. Pero Torriko no se queda atrás y sus 33 goles le hacen un jugador a tener en cuenta a también.El ataque de Sinfín pasa por sus manos, si Nava consigue neutralizarlos tendrá mucho terreno ganado para acabar con la victoria final.

Si Reñones apuesta por jugar con laterales puros aparece el macedonio Darko Dimitrievski. En el lado opuesto se erige la figura de Jorge Da Silva, capaz de fusilar desde más allá de los nueve metros, fintar, penetrar y anotar. Ahora mismo el portugués es el jugador más en forma del conjunto de Cantabria. Le acompaña Nicolás Zungri, procedente de Huesca, menos incisivo desde fuera, es capaz de jugar las continuidades y destaca en la faceta defensiva.

En los extremos Cristian Postigo y Alejandro Blázquez son los titulares. Tanto uno como otro son eficaces desde la esquina, cuando les llega la bola son bastante fiables. En el pivote, Manuel Herrero Lon y Diego Muñiz no destacan por sus registros goleadores, sino por el llamado ‘juego subterráneo’ de los que se mueven por la línea de 6 metros tratando de generar espacios para que sus compañeros puedan penetrar y lanzar.