El Acuerdo4/2021, de 15 de enero, del presidente de la Junta de Castilla y León, por el que se establecen nuevas medidas para cada una de las provincias de la Comunidad de Castilla y León en aplicación del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, por el que se declara el estado de alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el SARS-CoV-2, vuelve a dejar a la actividad deportiva en un limbo jurídico que de nuevo obligará a las federaciones a realizar las pertinentes consultas, o a esperar a que el recurso presentado por la Abogacía del Estado pueda prosperar, y las medidas cautelares que se tomen acaben con el toque de queda a las 20:00 horas.

Ese toque de queda que anteriormente estaba fijado para las 22:00 horas, ya había afectado el normal desarrollo de los entrenamientos de los diversos conjuntos federados que están inmersos en competiciones autonómicas, que habían tenido que adelantar los horarios de inicio de sus sesiones, o bien terminarlas con tiempo suficiente como para que sus jugadores pudiesen llegar a los domicilios sin vulnerar la norma.

Un pase que puede valer… o no

Pero, ahora, con la obligación de llegar a casa antes de las ocho de la tarde “se nos hace imposible entrenar”. Ese es el sentir general de los técnicos y los deportistas que no tienen el ‘colchón’ de jugar en una competición regional de ámbito estatal, como puede ser la Regional de Aficionados de Fútbol, o las Ligas Recoletas, Gonalpi o Doble G, con equipos compuestos por jugadores amateur, que entrenan cuando terminan su horario laboral y que si han podido jugar sus encuentros de liga y entrenar durante la semana ha sido porque la opción de ascender a una competición de carácter nacional les ha abierto esa puerta.

Tanto es así que el CD Monteresma de la Regional de Aficionados ha suspendido el entrenamiento que iba a celebrar en la jornada de hoy, a la espera de que la Federación Territorial le aclare si el ‘pase’ que tienen sus jugadores y técnicos para poder llegar a sus domicilios más allá de las 22:00 horas también les sirve con estas nuevas medidas.

En la misma situación que el club de Palazuelos de Eresma se están moviendo otros clubes de distintas modalidades deportivas que trabajan con la cantera, y que tendrán que modificar sus horarios para adecuarlos al de los cierres de las instalaciones en las que realizan sus entrenamientos. De momento, y hasta que baje la incidencia de contagios y la Junta dé por finalizadas estas restricciones, o bien hasta que el Tribunal Supremo no decida acerca del recurso del Gobierno, los deportistas tendrán que practicar su actividad favorita mirando de nuevo el reloj para no saltarse la norma.

Los números lo dejan claro

Las estadísticas dejan claro que la práctica deportiva no afecta a la elevación de los contagios por Covid. Tanto es así que, en lo peor de la segunda ola los datos publicados por el Ministerio de Sanidad reflejaron que el porcentaje total de brotes asociados a la actividad deportiva es del 0,28 por ciento del total de España.