Publicidad

La crisis del coronavirus está afectando también a las concentraciones de los deportistas que preparan el reto de los Juegos Olímpicos, aunque cada vez suenan más los rumores que señalan de un retraso en la celebración de los mismos.

En el caso del piragüismo, el segoviano David Llorente se encontraba en Londres en una nueva fase de su preparación que comenzó en los primeros días del mes de marzo. Finalizada esa fase de los entrenamientos, el palista de Palazuelos de Eresma ha optado por retornar a Segovia “para pasar en casa estos días”, aunque en la jornada de ayer todavía se encontraba en el aeropuerto confiando en que el estado de alarma no cerrara el aeropuerto de Barajas.

El piragüismo también cierra.

La Federación Española de Piragüismo, ante la situación creada por la pandemia por coronavirus, decidió cesar toda la actividad deportiva durante dos semanas cerrando todos sus centros de entrenamiento lo que supone que más de un centenar de deportistas de alto nivel tuvieron que abandonar sus lugares de concentración, y también cancelar los dos controles selectivos para determinar los integrantes del K4 500 masculino y el K1 200 femenino que competirán en los JJOO.

De esta manera se quedan sin actividad los centros de entrenamiento de Trasona (Asturias), Cear La Cartuja (Sevilla), CAR de Murcia, CAR de León, Centro de Tecnificación del País Vasco y de la La Seu de Urgell, que se unen al CAR de la Blume de Madrid, que cerró el pasado miércoles.