01 web grande david llorente
David Llorente atraviesa un pasillo de remos en el homenaje que se le realizó en Palazuelos de Eresma. E.A.

David Llorente tiene cara de no haber roto un plato en su vida, aunque haya destrozado algún que otro crono bajando por canales de aguas bravas a toda velocidad sorteando, cuando no remontando, puertas colocadas estratégicamente para que sean golpeadas cual columna de garaje. Ser uno de los mejores del mundo en una disciplina tan exigente como las aguas bravas podría otorgar un plus de soberbia que sin embargo el palista de Palazuelos no tiene.

Así que con la tranquilidad de quien ya sabe manejarse ante los representantes institucionales y la prensa, David Llorente llegó a la Diputación Provincial para recibir la felicitación de la institución por su décimo puesto en la final de slalom en los Juegos Olimpicos de Tokyo 2020, donde le esperaba Miguel Ángel de Vicente, acompañado de la mayoría de los diputados provinciales.

De Vicente hizo entrega a Llorente de una placa conmemorativa del apoyo que le ha brindado la provincia durante estos días, en la que el mensaje “todos los Juegos empiezan siendo un juego y tienen una historia. La provincia de Segovia está orgullosa de que Tokio comenzara en el Eresma y seguirá remando contigo a lo largo de toda tu Historia”.

Sin descuidar la etapa formativa

El presidente de la Diputación, reconoció al piragüista de Palazuelos no solo su dedicación y talento en el mundo del deporte, sino también el hecho de no haber dejado de lado los estudios durante estos años. “Eres un ejemplo desde que eras un chaval y la canoa abultaba más que tú; has sabido crecer con el deporte e incorporar sus valores y no has descuidado tu etapa formativa, que también es importante”.

Llegado el momento de las palabras, Llorente reconoció que en Japón ha vivido “sensaciones únicas”, tanto en la villa olímpica “compartiendo ilusiones con un millar de deportistas de otros países” como logrando el objetivo de clasificarse para la final olímpica, pese a que después llegara el mal momento de la penalización.

El segoviano reconoció que en Japón había vivido “sensaciones únicas” y que su meta pasa ahora por los Juegos de París 2024

“Es cierto que tras enterarme de que me quedaba sin diploma me vine un poco abajo” puso de manifiesto el segoviano, al que le duró poco el disgusto “porque internamente me quedé satisfecho. No tengo nada que cambiar de mi bajada porque salí a por todas”.

Llorente se siente orgulloso de su paso por Tokyo 2020 “porque he podido ver la ilusión con la que toda la gente ha vivido mi competición. Haber conseguido emocionarles y lograr que un deporte tan minoritario como el piragüismo haya sido visto por miles de personas es para estar satisfecho”, reconoció.

Vacaciones, las justas

El futuro para el segoviano pasa por disfrutar de un breve tiempo con la familia y los amigos “porque desde hace cuatro meses no he quedado apenas con nadie para evitar contactos por el Covid”, pero Llorente afirma que “no tengo tantas ganas de vacaciones”.

“He elegido este deporte y me encanta. Quiero seguir entrenando y estoy motivado con los Juegos de Paris 2024”. Y para conseguirlo hay que pasar primero por un Campeonato de España que se celebra en un canal natural, “y al que no sé cómo llegaré de forma, aunque algo de motivación hay porque es clasificatorio para el Mundial en una nueva categoría olímpica que va a ser el Extrem, así que en París podemos tener opciones a dos medallas”.

La mañana finalizó con la visita a la Delegación Territorial de la Junta, donde le esperaba José Mazarías. Ya por la tarde, David recibió el calor de sus vecinos de Palazuelos, que en gran número se concentraron en la plaza del Ayuntamiento para darle las gracias a su paisano por haber puesto a su pueblo en el mapa de los Juegos Olímpicos.