El palista de Palazuelos de Eresma David Llorente, durante una competición de slalom. / RFP
Publicidad

Desde hacía tiempo, los expertos en el piragüismo nacional habían puesto sus ojos en el segoviano de Palazuelos David Llorente, que con sus resultados con el club Río Eresma se ganó una plaza entre los elegidos por la Federación Española para ser el futuro en la especialidad de slalom desde la concentración permanente en la La Seu D’Urgell. Campeón del mundo sub-23 en 2015, campeón de Europa sub-23 en 2018… los pasos hacia la élite parecían firmes.

Pero aún había que pegar el ‘estirón’ deportivo, y con 22 años David llegó al campeonato continental absoluto consciente de que había llegado su momento, y aunque la responsabilidad le atenazó en la primera bajada clasificatoria, en la que no logró el pase tras hacer la peor actuación de todo el campeonato, en el segundo descenso se entonó y logró la tercera plaza para firmar su pase a las semifinales.

SIN PRESIÓN, MUCHO MEJOR

Liberado de la presión, el palista de Palazuelos mostró sus credenciales con un descenso sin penalizaciones, clasificándose junto con Joan Crespo para la final de la competición, a la que llegaron los quince mejores del campeonato. Realizando un descenso espectacular, David Llorente se lanzó a por la puertas, con una actuación sin penalizaciones, aunque en un primer momento se le impuso una que posteriormente se retiró, y un tiempo de 95:37 que le otorgaba una medalla a la espera de las bajadas de los favoritos. Finalmente, cuatro palistas (el checo Vit Prindis, el polaco Propiela, el francés Burgi, y el británico Clarke) mejoraron el crono del segoviano, que se quedó a menos de dos segundos del oro, y a 46 centésimas de la medalla de bronce en un Europeo en el que toman parte la mayoría de las referencias mundiales de la especialidad, y en el que Joan Crespo terminó duodécimo.

Con este quinto puesto, David se adelanta en la carrera por la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio, aunque todavía tendrá que realizar buenas actuaciones tanto en el resto de pruebas de la Copa del Mundo como en el campeonato mundial que se celebrará en La Seu d’ Urgell en septiembre. Entre medias, un campeonato del mundo sub-23 en el que (por edad) todavía puede tomar parte. La insultante juventud de David Llorente siempre lleva a pensar en su prometedor futuro. El ‘estirón’ que ha dado en el Europeo absoluto hace pensar que ese futuro está llegando a pasos agigantados.