llorente
David Llorente durante una prueba. / E.A

David Llorente disputó en el circuito de aguas bravas de la ciudad alemana de Markkleeberg la última prueba de la Copa del Mundo antes de los Juegos Olímpicos, un test de lo más exigente en el que el segoviano estuvo a la altura, aunque no lograra clasificarse para la final de la competición, algo que sí logró hacer siete días antes en la prueba celebrada en Italia.

El palista de Palazuelos de Eresma no tuvo problemas para entrar en las semifinales, con un decimonoveno puesto en la primera de las clasificatorias que le dejó buen sabor de boca a la espera de la penúltima ronda que se celebró en la mañana del sábado y en la que compartió rampa de salida con los españoles Joan Crespo y Pau Echániz que también lograron su clasificación.

Pero la dificultad del circuito alemán le pasó factura a David en la semifinal de la competición, y un error en la entrada en la decimoquinta puerta significó el principio del fin de su participación, sumando varias penalizaciones posteriormente que le llevaron a quedarse fuera de la final que fue dominada de nuevo por el checo Jakub Grigar, el máximo favorito a la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio.