Publicidad
ALEJANDRO MARTÍN / SEGOVIA

Con la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI), en consonancia con el gobierno de Japón, de aplazar los Juegos de Tokio a 2021, aplicando el sentido común respecto a la pandemia del coronavirus, la organización trabaja por fijar una nueva fecha concreta. En un principio se iban a celebrar del 24 de julio al 9 de agosto y ahora, con la determinación que se anunció el martes, el calendario requiere una reprogramación. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, subrayó: “Hemos llegado al acuerdo de celebrar los JJOO no más allá del verano de 2021”. Esto influye en la planificación de los entrenamientos y las agendas de los deportistas.

Conocida la noticia, David Llorente apunta: “Es la decisión más acertada. Era lo que tenía que ser”; y explica: “Al principio creía que era imposible que se atrasaran por la envergadura que suponen unas Olimpiadas pero, conforme han ido pasando las semanas y viendo el aumento del número de muertos, la solución es perfecta. De esta manera, no estaremos con el miedo y la incertidumbre de si puede pasar algo”. Aun así la confección de la preparación y el factor anímico se ve afectado. “Obviamente estoy triste, ya que tenía los Juegos en la cabeza y estaba siguiendo un plan específico y exhaustivo con el punto de mira focalizado en la fecha que estaba prevista”, mantiene.

“Obviamente estoy triste, ya que tenía los Juegos en la cabeza y estaba siguiendo un plan específico y exhaustivo con el punto de mira focalizado en la fecha que estaba prevista”

El piragüista segoviano, con plaza reconocida por la federación española en la disciplina de eslalon K1, se encuentra pasando el confinamiento en Palazuelos de Eresma tras una estancia en Londres por entrenos. “Lo positivo de todo esto es que me ha pillado en casa. Llevo 11 días aquí y, por lo menos, estoy con la familia. Ahora, además, podré dedicarle más tiempo a mis estudios en la universidad Isabel I”, reconoce. Hasta el momento contaba con una exigente pauta definida, que ahora pegará un giro. “Me había centrado al 100% en las Olimpiadas. Tenía todo planificado de cara al 31 de julio. Nunca había tenido todo tan bien programado. Cada dos semanas iba a ir a diferentes países para seguir la preparación: Londres, Tokio, Francia e Italia”, repasa.

Kasai Rinkai, escenario conocido

Tras proclamarse campeón del mundo en K1 y colgarse el oro mundial por equipos en 2019, Llorente se enfrentará al reto olímpico en el canal de Kasai Rinkai, escenario que ya conoce de primera mano. “Pese a ser diferente a los de aquí, me gusta mucho. El hecho de haber competido ya en un ‘olympic test’, con las mismas condiciones que se desarrollarán los Juegos, y de haber ganado allí me da confianza”, asegura.

David Llorente festeja su clasificación para los Juegos Olímpicos. / RFEP

“Sería injusto que cambien al que se lo ha ganado en la competición”

Mientras tanto, Llorente continúa ejercitándose, pese a tener que hacerlo desde casa. “La federación me ha mandado material para seguir simulando el paleo. Además tengo pesas; lo que me va a hacer que esté más fuerte físicamente”, expone el piragüista; y señala: “Esta situación nos permite prestar más atención a otros aspectos que no podemos trabajar cuando estamos inmersos en la competición”.

Algunos deportistas pidieron a sus respectivas federaciones que les dieran la opción de entrenar al aire libre o en las instalaciones pertinentes. “Personalmente no lo pedí, pero estaba confiado de que nos dieran algún tipo de facilidad. Ahora con la decisión del aplazamiento, estoy más tranquilo en ese aspecto”.

En cuanto a la posibilidad de que la federación restablezca los puestos para acudir a Japón, comenta: “La verdad que no me lo he planteado, aunque sería injusto que cambien al que se lo ha ganado en la competición. Hace unas semanas me confirmaron la plaza y espero que se mantenga”.