Darío Cuesta, en una bajada de la Copa del Mundo de Pau. / FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE PIRAGÜISMO

Darío Cuesta logró el bronce en su segunda competición internacional como palista absoluto. Fue la nota feliz de la Copa del Mundo de Pau en la que David Llorente, subcampeón del mundo y plaza olímpica española para K-1 en los Juegos de Tokio, cayó en semifinales.

Cuesta, perteneciente al club Río Eresma de Segovia, fue bronce en extreme. Es una modalidad en la que los palistas, tras una clasificación individual, se agrupan en cuartetos que compiten simultáneamente en cuartos, semifinales y final. Los kayakistas, dentro de sus embarcaciones, se lanzan desde una rampa a una altura de unos 4 metros para realizar después un descenso durante unos 60 segundos sorteando un recorrido preestablecido con varias puertas. Los dos primeros clasificados en cada ronda acceden a la siguiente.

El segoviano cruzó la meta en un triple empate con el francés Benjamin Renia y el brasileño Pedro Goncalves, que dejó a este último fuera del podio atendiendo al ranking de la ronda preliminar. El ruso Pavel Eigel fue el único que en completar el descenso sin penalizaciones y se llevó el oro; la plata fue para Renia y el bronce para el segoviano.

Cuesta se mostró radiante: “No me lo esperaba, y además me lo he pasado muy bien; me voy feliz para casa”. El segoviano disputó la final con una importante brecha, sufrida al recibir el impacto fortuito de un rival en la semifinal. “Fue un palazo sin querer con uno de los contrincantes, pero no ha sido nada”.

En K-1, Llorente, tras acreditar el descenso más rápido en la fase previa, terminó en el puesto 12. “Me encuentro un poco triste porque me hubiera gustado estar en la final, tenía cosas bonitas que dar pero no ha podido ser por los tres toques que cometí”, analizó Llorente, que por otro lado se mostró “contento” ya que siente que está en el “nivel”.

El palista reconoce que los toques son su “punto débil” de cara a los Juegos Olímpicos. “He visto que puedo ser de los más rápidos, aunque con algunos toques, que han sido más por falta de atención y no estar enfocado en ese momento. Aquí estoy probando cosas nuevas para seguir mejorando como deportista y llegar fuerte a Tokio”.