El entrenador del Viveros Herol Nava, Dani Gordo, desde el banquillo. / KAMARERO
Publicidad

El mes de abril se cerró con el ascenso de un club modesto como el Balonmano Nava a Liga Asobal. Una gesta que quedará archivada en los anales del deporte. Desde entonces los vecinos de la localidad segoviana y los aficionados de la provincia no han hecho otra cosa que descontar los días al calendario para ver a su equipo compitiendo con los mejores a nivel nacional. La espera toca su fin. El encuentro que supondrá el debut del Viveros Herol en la máxima categoría española tendrá lugar el sábado en casa. El pabellón Guerrer@s Naver@s se estrenará en la primera división en un derbi autonómico con el Atlético Valladolid (18.30 horas).

Al frente de la nave se encuentra Dani Gordo, que por tercera campaña consecutiva será el encargado de llevar el timón. Responsabilizado y con las ganas lógicas de que el campeonato eche a rodar, el técnico se muestra “satisfecho” tras la pretemporada que ha ofrecido su plantilla. La buena dinámica de los entrenamientos, unida a la versión que sus jugadores han puesto en liza en los amistosos, hace que partan desde unos sólidos cimientos. El Villa de Aranda, el Guadalajara, el Ciudad de Logroño, el Gaia FC portugués, el KRAS Volendam holandés o el Ademar León han sido sus rivales, cumpliendo con nota alta. “Nos ha servido para coger el tono físico adecuado e ir asimilando el modelo de juego que proponemos”, explica el entrenador; y asegura: “Llegamos en buen nivel para el inicio de la competición, un debut que va a ser histórico”.

Eduardo Fernández (1997), Miguel Baptista (1995) y Rodrigo Pérez Arce (1995) son las tres incorporaciones estivales del club. “Se han adaptado muy bien. Además, poder volver a contar con Adrián Rosales, aunque tiene que ir poco a poco, es un plus“, subraya; y continúa: “Fernández nos ha sorprendido gratamente. Baptista es uno de esos jugadores que nos tiene que dar nivel y Pérez no necesita presentación: viene de Ademar para darlo todo. Va a contagiar mucho a la afición: el hecho de ser pequeño físicamente no le limita ser grande dentro de la pista”.

«En Nava se respira balonmano hasta en fiesta. La gente está muy ilusionada y va a ser fundamental
su apoyo para tratar de dejar los dos primeros puntos
en casa»

En cuanto al rival de la primera jornada, Gordo, como vallisoletano, le conoce de primera mano. “Es una plantilla tan hecha que hace que sean un equipo. Tienen pocas bajas y pocas altas respecto al curso pasado y se conocen muy bien. Eso hace que se asocien y se entiendan de maravilla. Entre sus jugadores destacan Diego Camino, Adrián Fernández, Rubén Río o el brasileño Arthur Patrianova, y tienen poderío en la primera línea”, analiza.

Para hacer del pabellón navero una mina de puntos, el técnico se encomienda a la incondicional afición: “En Nava se respira balonmano hasta en fiesta. La gente está muy ilusionada y va a ser fundamental su apoyo para tratar de dejar los dos primeros puntos en casa”.

“El objetivo es competir de tú a tú frente a cualquier contrincante”

Nuevo en la categoría, pero sin perder la identidad. La llegada del Viveros Herol Nava a la Liga Asobal y los cambios que ello conlleva en cuanto a exigencia no renuncian al estilo de juego de Dani Gordo. El entrenador tiene claro el patrón a seguir, que no es otro que el que tanto rédito ha dado al equipo en las dos últimas temporadas. “Tenemos claro a qué jugamos. Nuestro modelo va a seguir siendo el mismo: el que nos ha llevado a la máxima categoría del balonmano nacional”, reconoce el técnico.

Con las ideas claras, encara la competición con el objetivo de “competir de tú a tú frente a cualquier contrincante”. Así lo hizo en la Copa de Castilla y León, celebrada el pasado fin de semana, y plantó cara a un equipo de la entidad del Ademar de León. “Fue una buena piedra de toque. Sirvió para medir el estado en el que estamos y para comprobar que podemos competir ante cualquiera”, asegura antes de que el campeonato liguero se descorche de forma oficial.