Publicidad

La Liga Asobal está de vuelta. Tras más de un mes de parón, la competición encara su segunda vuelta con una jornada en la que ya se han jugado varios partidos. Los encuentros adelantados, disputados el miércoles, dejaron las victorias de los tres primeros clasificados, la del Barcelona sobre el Anaitasuna (18-39), la del Ademar León ante el Irún (23-27) y la del BM Logroño frente al Guadalajara (26-31), y un empate entre el Puerto Sagunto y el Cuenca (26-26). La parte media se ajusta cada vez más y hasta nueve equipos se mueven en una diferencia de apenas cuatro puntos: del sexto -el BM Granollers con 15- al 14º -el Guadalajara con 11-.

En esa zona se encuentra el BM Nava, octavo con 12 puntos, que el domingo jugará un nuevo derbi regional contra el Atlético Valladolid (Huerta del Rey, 12.30 horas). Un enfrentamiento en el que las miradas, además de lo que acontezca en la pista, estarán puestas en ambos banquillos. Un club anunció el pasado domingo la salida de su entrenador a final de temporada y otro recupera al que fuera su técnico desde diciembre de 2017 hasta junio de 2019 para la segunda vuelta. El cuadro navero hizo oficial que Dani Gordo no continuará el próximo curso y el plantel vallisoletano incorporó a David Pisonero tras rescindir su contrato con el Vardar macedonio, pasando Óscar Ollero -responsable del equipo durante el primer tramo- a ser segundo.

“Los ciclos tienen un inicio y un final”, apuntó Gordo en rueda de prensa; y continuó: “Tampoco hay que darle más vueltas. El club tiene que seguir creciendo y a mí me tocará empezar otro camino. Seguiré siendo profesional y continuaré implicándome con el equipo a muerte”. En cuanto al choque correspondiente a la primera vuelta fueron los de Nava de la Asunción los que se llevaron la victoria (31-29). Ahora llegan igualados a puntos. “En el partido de ida fuimos capaces de marcar ventajas en momentos decisivos”, recordó.

Carlos Villagrán: “Los dos puntos de Valladolid sería oro”

Por otro lado, el capitán Carlos Villagrán explicó respecto al derbi: “No hay mejorar manera de empezar la segunda vuelta que con un derbi. Es un partido con muchos alicientes. Nosotros los conocemos y ellos nos conocen, pero la presión no es nuestra. Ha cambiado de dirección y seguro que tienen mucha confianza. La clave va a estar en mantener la calma y aguantar la primera parte. Vamos a empezar con el mismo descaro: sabiendo nuestras virtudes y explotándolas al máximo. Esta segunda vuelta pasa por lo mismo: conseguir la permanencia cuanto antes. Estos dos puntos de Valladolid serían oro”.