Ramsés Gil coloca a sus jugadores durante un partido de la Segoviana./ NEREA LLORENTE
Ramsés Gil coloca a sus jugadores durante un partido de la Segoviana./ NEREA LLORENTE

La Gimnástica Segoviana continúa preparando el trascendental encuentro ante el Cerdanyola en la fase por la permanencia en la Segunda RFEF, en un trabajo que ahora es íntegro de preparación técnica y táctica del encuentro, pero que en los primeros días de la semana tuvo más de psicológico, porque el mazazo del descenso a la decimotercera plaza en la última jugada del último partido de la temporada regular fue grande.

Tanto fue así que Ramsés, que confesó ante los medios que duerme “bastante poco”, también señaló que últimamente “lo hago mucho menos” por culpa de unos últimos marcadores que no han sido favorables al equipo, aunque el técnico siempre es partidario de buscar la estabilidad “y no fijarnos en los últimos partidos, sino lo que la línea que hemos seguido estos nueve encuentros”.

Y convencer a la plantilla de ello no fue demasiado difícil, “porque hay una evidencia, que es que la liga se ha terminado. El objetivo era intentar mantener al equipo sin tener que jugar este partido, y lo hemos tenido en la mano. Al final tenemos que superar este compromiso porque la categoría está muy igualada. Los chicos sabían que esto podía pasar”.

“El campo nos favorece, porque es de hierba natural, tiene las mismas medidas que La Albuera y va a estar en buenas condiciones”

Pero una cosa es el fondo, y otras las formas, “porque el destino fue en exceso cruel con nosotros. La situación del partido ante el Navalcarnero fue de película de ficción y eso no cabe duda que te afecta. Pero hay que olvidarlo y afrontar lo que viene”.

EL CAMPO FAVORECE

Y, puestos a entrar ya en lo que puede ser el partido, y los condicionantes de alrededor, Ramsés pone un punto a favor de la Segoviana con la designación del campo del Eldense como sede del partido, “porque nos favorece, y decir lo contrario sería engañarnos. Es un campo de hierba natural, con las mismas dimensiones que La Albuera y que nos han asegurado que se va a regar antes del partido, porque en estos casos la Federación se encarga de que esté perfecto”. Con el asunto del calor y la humedad, el entrenador azulgrana considera que “van a afectar por igual a los dos equipos. Aquí entrenamos muchos días en condiciones muy adversas, y no será excusa”.

Porque lo que no quiere Ramsés es que la Segoviana pierda ni un ápice de la identidad que se ha forjado bajo su mando en los últimos partidos, “y por ello vamos a salir a intentar apretar arriba, coger el balón y generar mucho fútbol”. Y eso que el Cerdanyola no se parece a ninguno de los conjuntos del grupo I con los que se ha enfrentado la Segoviana en esta temporada, “por la forma de jugar que tienen, y la manera en la que practican las acciones a balón parado, que las hacen como yo he visto a pocos equipos. Lo trabajan exageradamente bien, y eso es algo en lo que nosotros no somos buenos. Además tienen un juego muy vertical que no tiene ningún equipo contra los que nos hemos medido este año. Juegan muy rápido con el punta, que descarga muy bien, y a correr”.

AÚN QUEDAN ENTRADAS

La Segoviana todavía tiene diez entradas para completar el segundo autobús que marchará a las cinco y media de la mañana del domingo a Elda. Los interesados en acudir a animar al equipo azulgrana deberán hacer su reserva en la mañana de este viernes en la sede del club.